Universitarios que cambian apuntes por pala y cemento

Copia de El Ideal Gallego-9999-99-99-999-687185ac

Han sido apenas 26.000 euros, pero con ellos se han puesto los pilares de muchos y grandes proyectos en países en vías de desarrollo, gracias a la colaboración de los becarios coruñeses. Con el presupuesto de la última edición de los programas de cooperación internacional de la Universidad, se han seguido impulsado un total de 18 proyectos en países como Honduras, Bolivia, Ecuador, Guatemala o Camerún, entre otros.

Los alumnos han llevado a cabo trabajos en países en vías de desarrollo como bolivia, honduras o camerún
de la mano de diversas ong

 

La Oficina de Cooperación y Voluntariado gestiona estas convocatorias: los Proyectos de Conocimiento de la Realidad, destinados a los alumnos de la entidad, que en 2013 celebraron su séptima edición; y los Proyectos de Conocimientos de Cooperación, en los que participan los profesores y que apenas tienen dos años de vida.
Con estas iniciativas, que se desarrollan siempre de la mano de una ONG que trabaja sobre el terreno, los participantes tienen la ocasión de tomar conciencia real de los problemas y retos a los que se enfrentan a diario las poblaciones más desfavorecidas de estas regiones. Así lo vivió David Blanco Aguilar, que terminó en noviembre su andadura por Ecuador. Estudiante de Sociología, ha participado en un proyecto sobre turismo comunitario con la ONG Ayuda en Acción. El proyecto de Charchi, al norte del país, tiene como beneficiarias las comunidades de los cantones de Espejo y Mira.
Durante su estancia, colaboró en el desarrollo del turismo comunitario, la dinamización de las economías locales y el fomento de la participación ciudadana, de forma sostenible con el medio ambiente. En Honduras se han desarrollado cinco de los doce proyectos de colaboración en esta área.

ayudas
Entre ellos está el llevado a cabo por Sandra García, alumna de Ingeniería de Caminos, junto a Enxeñeiros sen Fronteiras. El proyecto aborda el abastecimiento de agua potable y saneamiento básico en un área rural en el que viven casi 700 personas.
Otros trabajos realizados en este país se han desarrollado junto a la ONG Acoes, y en ellos, los becarios de la Universidad han trabajado en erradicar las diferencias sociales y de género, en la integración social a través del arte o en un proyecto agropecuario ecológico para garantizar la seguridad alimentaria de un centro de 40 jóvenes indígenas lencas del municipio de Marcala.  
Durante su estancia, los estudiantes han narrado su aventura a través de un blog o un perfil en alguna red social. Para algunos, esta experiencia será una pieza clave en sus trabajos académicos de fin de grado y máster.
Previsiblemente, a lo largo del primer trimestre de este año se hará pública la nueva convocatoria de estas ayudas internacionales tanto para alumnos como para profesores en países en vías de desarrollo, en las que pueden participar todos los miembros de la Universidad. 

Universitarios que cambian apuntes por pala y cemento

Te puede interesar