Un tercio de los niños refugiados en la Jungla de Calais ha desaparecido

Un grupo de menores no acompañados provenientes de Calais espera a la entrada de un centro de inmigración del Reino Unido REUTERS/Peter Nicholls
|

La organización no gubernamental británica Refugee Youth Service alertó de que uno de cada tres niños refugiados que vivían en el campamento de Calais conocido como la Jungla permanece en paradero desconocido desde que el emplazamiento fue desmantelado en octubre.
La organización humanitaria dijo ayer que no ha podido localizar a un tercio de los 179 niños migrantes que había estado supervisando desde que el Gobierno francés decidió desmantelar por completo el campo de inmigrantes improvisado que se estableció cerca de la ciudad portuaria de Calais. La Jungla, como se conocía de forma coloquial el campo, acogía a más de 10.000 personas, en su mayoría procedentes de Oriente Próximo y del norte de África.
El destino de los centenares de niños que habitaban en condiciones muy precarias en el campo de Calais, donde miles de personas malvivían a la espera de poder cruzar el Canal de la Mancha y llegar al Reino Unido, se ha convertido en un problema político para el Gobierno británico, que en estos momentos se encuentra sumergido en el proceso que culminará con el Brexit.
Líderes religiosos, grupos de defensa de los derechos de los refugiados y partidos de la oposición han acusado al Ejecutivo de Theresa May de dar la espalda a los refugiados a la hora de proporcionar asistencia a los niños solicitantes de asilo que han perdido a sus padres y no tienen familia. Refugee Youth Service, que lleva trabajando en el campo de Calais desde noviembre de 2015, dijo en un comunicado que muchos de estos niños huyeron tras el desmantelamiento del campamento debido a la falta de información por parte de las autoridades sobre cuál iba a ser su futuro.
“Estos niños son algunos de los niños más vulnerables del mundo, unos niños que se han sentido decepcionados una y otra vez”, explicó uno de los fundadores de la organización, Ben Teuten. “Cuando desaparecen, nos preocupa mucho que puedan ser presa de los traficantes de personas. Por otro lado, es muy poco probable que acaben pidiendo ayuda a las autoridades debido a cómo les han tratado hasta la fecha”, añadió.
A principios de este mes, las autoridades francesas comenzaron a trasladar a unos 1.500 niños refugiados que estaban solos desde la Jungla a varios campos de recepción de inmigrantes.

Un tercio de los niños refugiados en la Jungla de Calais ha desaparecido