El Gobierno reconsiderará la política de presos si ETA se disuelve

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. EFE
|

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha afirmado que si ETA se disuelve el Gobierno podría reconsiderar la política de dispersión de presos y ha recordado que la banda terrorista "es el mayor enemigo de los presos para acabar con la política de dispersión".

En una entrevista a El País publicada hoy, el ministro afirma que ETA está "agónica", pero no "muerta ni enterrada" y que actualmente la banda son sus presos "y muy poquito más".

"Solo les queda su aparato político, dedicado sobre todo a conseguir que sus reclusos sean aproximados al País Vasco o liberados", añade desde la convicción, remarca la entrevista, de que ETA no va a volver a matar.

Fernández Díaz se muestra además confiado en que a finales de año se apruebe una ley para que, en coordinación con Francia, los etarras presos en el país galo puedan cumplir su condena en Francia.

Respecto al terrorismo yihadista, el ministro explica que el Gobierno tiene la intención de reformar el Código Penal, la Ley de Enjuiciamiento Criminal, la Ley de Extranjería y el Código Civil para responder a esta amenaza.

Con estas reformas se tipificaría el adiestramiento pasivo, es decir, cuando una persona se prepara en España para ir a combatir fuera; la prohibición de entrar en el país de los retornados; la protección de testigos; la aceleración de los expedientes de expulsión, y la pérdida de la nacionalidad española por los delitos de terrorismo, entre otras cosas.

El Gobierno reconsiderará la política de presos si ETA se disuelve