El alcalde corrige a su concejala y asegura que la playa es “el alma” del Noroeste

|

El Ideal Gallego-2011-07-29-003-71fa41e9 c.r. > a coruña
  Los populares se ha esforzado por mantener una imagen de unión en el Ayuntamiento frente al bipartito anterior, pero ayer se produjo la primera diferencia entre los distintos concejales. Si el miércoles la concejala de Cultura, Ana Fernández valoraba la posibilidad de cambiar la ubicación del Noroeste Pop Rock al Coliseo para el próximo año por el coste del escenario y las quejas vecinales recibidas, ayer el alcalde contradijo esta posición. “Soy de los que creo que debe seguir en la playa”, afirmó el regidor, que se mostró “abierto” a discutir la cuestión, pero alertando ya de su posición inicial.
“Estoy abierto a cualquier debate porque somos tolerantes”, declara y añade: “En mi caso es difícil convencerme de que no sea en la playa porque es el alma que diferencia este festival”.
Para defender su actuación, el regidor recurrió a lo hecho por el anterior gobierno, que estuvo a punto de suspender los conciertos por su alto coste. “Va a continuar el Noroeste Pop Rock a diferencia de otros que lo pusieron en duda”, señaló el portavoz municipal, que insistió en mantener el escenario en Riazor porque desde que comenzó, le ha dado “un alma diferente” a esta cita musical.

El fin del festival > Pero mientras el primer edil hacía estas declaraciones, otros partidos políticos criticaban las declaraciones de Ana Fernández. Es el caso del BNG que llega a declarar que “levar o Noroeste Pop Rock ao Coliseum sería a morte deste festival” porque no funcionaría en un espacio cerrado. La concejala nacionalista y anterior responsable del área de Cultura, María Xosé Bravo, apuesta por que la cita “regrese ás súas orixes” y para ello insta al gobierno local a que “busque o orzamento necesario para que o festival siga a celebrarse en Riazor para que siga a manter o seu atractivo”. En este sentido, la portavoz recuerda que en cada edición más de 100.000 personas pasan por los arenales, con la inversión que eso supone para la ciudad.
“O PP non pode gobernar a golpe de improvisacións”, declara Bravo, que se pregunta si Fernández consultó a los afectados, como pueden ser los hosteleros, para tomar esta decisión. “É necesario que o festival conte cunha programación atractiva e que se erixa como escaparate de grupos locais, á marxe de que conte tamén con grupos de fóra da Coruña”, concluye la nacionalista.

Un error > Unión Coruñesa también se muestra contraria con el anuncio de la concejala de Cultura y considera un “error” desubicar el Noroeste de la playa porque “supone acabar con una forma de cultura musical arraigada en la ciudad y al aire libre que está marcada por el éxito.
Para el presidente del partido, Carlos Marcos, la relación “costes- asistencia”, lo convierte en el “evento más económico de toda la programación coruñesa”. Marcos cree que los conciertos son un “atractivo” para captar visitantes y los considera, junto a las hogueras de San Juan, “la mejor imagen que de la ciudad se puede proyectar”. “Una inyección de vida para la ciudad que tanto la necesita”, afirma el coruñesista a través de un comunicado escrito. Desde Unión Coruñesa creen que si se sigue solo un “criterio economicista” no solo se puede acabar con el Noroeste y el tranvía, sino con prácticamente toda la programación cultural y social de la ciudad.
A Marcos le llama la atención que la alternativa propuesta para los conciertos porque “lo que necesita el comercio y la hostelería de la ciudad es celebrar eventos en el casco urbano, centro y barrios y no convertir al Coliseo en un nuevo tramo de la muralla periférica que están suponiendo las grandes superficies”.

El alcalde corrige a su concejala y asegura que la playa es “el alma” del Noroeste