Las matemáticas dicen que solo vale la victoria

josep lamas, ante resende, ahora jugador-entrenador, en la única visita del oliveirense, en 2010 ac
|

 

Una victoria para sellar el pasaporte a los cuartos de final de la Liga Europea. Así se presenta la quinta jornada para un Liceo que buscará tres puntos ante el Oliveirense que asegurarían el pase a la ronda de los ocho mejores.

Así de sencillas son las cuentas verdiblancas. Un marcador favorable convertiría en viaje de placer (o no) el desplazamiento a Italia de la última jornada. Un empate obligaría a cosechar en Valdagno el mismo resultado que los portugueses en el último encuentro. O sea, una victoria, pues los lusos reciben al Geneve. Y una derrota supondría depender de un milagro suizo en la pista de Oliveira de Azemeis, además de rascar algo en cancha del equipazo que forman los Pedro Gil, Sérgio Silva y Carlos Nicolía.

El defensor del título se presenta en esta ‘final’ con todos sus jugadores disponibles, una vez recuperado el renqueante Lucas Ordóñez, que ya ha participado en los dos últimos encuentros.

El Oliveirense llega con la necesidad de puntuar en el Palacio. Para ello contará con sus figuras, el máximo goleador de la Liga lusa, Gonçalo Alves, con 46 goles, nada menos que 18 más que sus inmediatos perseguidores, Luis Viana (Benfica), Carlos Saraiva (Braga) y Ricardo Pereira (Desportiva), Miguel Rocha, que con 24 dianas se encuentra entre los máximo artilleros, y su único representante en la selección nacional en el último europeo, el guardameta Diogo Almeida.

El cuarto clasificado del pasado campeonato portugués –y tercero en el actual torneo– cayó en Riazor en su única visita a la ciudad herculina, en el partido de vuelta de los cuartos de final de la Copa Cers de 2010 (5-1)

En el otro enfrentamiento del grupo D se medirán el Geneve-Valdagno. Y ojo, porque no todo acaba con una victoria esta tarde. El grupo del Liceo cruzará en cuartos de final con el A, en el que el Igualada ya está clasificado y al Barça lo tiene casi hecho. De ahí la posibilidad de que el viaje a Valdagno no sea de placer aún ganando al Oliveirense.

 

Las matemáticas dicen que solo vale la victoria