Pablo Iglesias rechaza el pacto antiyihadista porque endurece las sanciones del Código Penal

16/11/2015 Antalya, Truquia El Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su bilateral con el Primer Ministro de la India, Narendra Modi, durante el G20 celebrado en Antalya Fotografía: Diego Crespo / Presidencia del Gobierno Secretaría
|

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, explicó ayer que su formación no quiere sumarse al pacto antiyihadista de PP, PSOE y Ciudadanos porque consideran que el “endurecimiento” del Código Penal no es una medida “eficaz” para luchar contra el terrorismo, al tiempo que ha avisado a los firmantes de que “renunciar a los elementos garantistas del derecho penal” y reducir libertades y derechos civiles “es caer en lo que quieren los terroristas”.
“De alguna manera supone renunciar a elementos garantistas del derecho penal español, como si eso fuera a servir para que un desalmado no se coloque un cinturón de explosivos”, aseguró Iglesias en rueda de prensa en la sede del partido, al ser preguntado por los aspectos del pacto que no gustan a Podemos y que explican que no se sume.
Así, el candidato de la formación morada a la Moncloa explicó que aunque sí les parecen “positivos” aspectos como la mejor articulación de los servicios de inteligencia y una mayor coordinación policial, consideran que “pone el acento demasiado en el derecho penal”.
“Si eso fuera eficaz, estaríamos dispuestos a debatirlo, pero los últimos años han revelado que ni el endurecimiento del Código Penal ni los bombardeos sirven para reducir la amenaza terrorista”, ha afirmado, para defender la necesidad de no poner “el estómago por encima de la cabeza” en estas situaciones y no “legislar en caliente”, ya que esto es lo que quieren, a su juicio, los terroristas.
“Se plantean soluciones que tienen que ver con los bombardeos o con la renuncia a las garantías del sistema penal. Es el momento de los estadistas, de no pensar con el estómago sino con la cabeza, de tener altura de Estado y de defender las libertades y los sistemas garantistas”, enfatizó.
 Mientras, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aseguró ayer que tienen que luchar todos juntos contra el Estado Islámico y subrayó que la prioridad en este momento es resolver el “problema” de Siria. Eso sí, no aclaró si España se sumaría a una intervención militar en el país árabe sino que insistió en el mensaje de que ahora lo que hay que hacer es un “esfuerzo diplomático” para que este asunto no se “enquiste”.
“Es un tema muy serio, las cosas hay que pensarlas, hay que coordinarse muy bien con los aliados y cuantas menos opiniones demos en esta materia, pues mejor”, ha declarado Rajoy en una rueda de prensa en Antalya (Turquía) tras participar en la cumbre del G-20.

Pablo Iglesias rechaza el pacto antiyihadista porque endurece las sanciones del Código Penal