La cuerda hallada junto a cadáver de Asunta coincide con la de la casa de Teo

Rosario Porto, madre de la niña hallada muerta cerca de Santiago de Compostela. efe/xoan rey
|

La fibra de los trozos de cuerda anaranjados hallados junto al cuerpo sin vida de Asunta Basterra Porto en la madrugada del pasado 22 de septiembre coincide con la de la bobina localizada en la vivienda familiar de Teo, a pocos kilómetros de la pista forestal en la que se encontró el cadáver de esta menor.

Estos datos son los que se desprenden de los resultados preliminares de los análisis químicos realizados, aunque se harán otras comprobaciones, según han informado fuentes cercanas al caso.

En los cotejos de los objetos recabados en los diferentes registros y las muestras recogidas en el lugar de los hechos cobraba especial importancia este elemento.

Los exámenes efectuados por el Instituto Nacional de Toxicología habrían evidenciado además dosis elevadas de un ansiolítico en esta niña de 12 años.

Fuentes próximas al caso han informado de que se trataría de lorazepam, un tranquilizante de la familia de los benzodiazepínicos que suele comercializarse bajo marcas como Orfidal o Idalprem, fármacos que se utilizan para tratar estados de ansiedad o trastornos del sueño y siempre bajo prescripción médica.

El juez que instruye la causa abierta por la muerte violenta de esta menor ha trasladado este jueves a las partes el argumentario que ha motivado el ingreso en prisión, el viernes 27, de los padres de la víctima, la abogada Rosario Porto, que no ejerce, y el periodista Alfonso Basterra.

Han explicado las fuentes consultadas, se aportarían datos relevantes y se relatarían "incongruencias groseras".

El letrado José Luis Gutiérrez Aranguren, que defiende a Rosario Porto, y la abogada Belén Hospido, que asiste a Alfonso Basterra, han presentado esta semana sendos recursos de apelación en los que se pide la excarcelación de sus clientes al entender que el auto de prisión emitido por el juez en un inicio no estaba "motivado" y causaba indefensión.

El cuerpo sin vida de Asunta Yong Fang, la pequeña de origen chino a la que adoptaron cuando todavía no tenía un año y que habría cumplido 13 el lunes 30, fue localizado por dos viandantes sobre un talud y fuentes cercanas al caso han dicho que, si bien el cadáver se halló a la una y cuarto de la madrugada del domingo, la víctima falleció el sábado 21, presumiblemente tras ser sedada y asfixiada.

El magistrado José Antonio Vázquez Taín decretó el pasado día 27 el ingreso en la cárcel de los progenitores de la pequeña, imputados por la presunta comisión de un delito de homicidio, con la posibilidad de elevar esta calificación a asesinato.

Ambos han negado ser los autores del crimen y esta misma mañana han rechazado participar en la reconstrucción parcial de los hechos y en cualquier otra diligencia hasta que no se levante el secreto de sumario.

Rosario Porto, que se ha desplazado desde el penal coruñés de Teixeiro hasta el cuartel de la Guardia Civil de As Cancelas, en Compostela, ya ha abandonado estas dependencias, en las que se ha reunido con su letrado, en dirección a la prisión.

Alfonso Basterra ha estado con la abogada que lo asiste en los juzgados de Santiago, y, por tanto, él y su ex mujer no han coincidido en el mismo lugar.

La cuerda hallada junto a cadáver de Asunta coincide con la de la casa de Teo