El programa Espazo Compartido rompe las barreras de acceso a la Universidad

El Ideal Gallego-2013-10-16-013-bdafca13
|

“A educación, en todos os nivéis, tamén no universitario, é un dereito universal e irrenunciable, e con esta premisa nace Espazo Compartido”. Con estas palabras presentaba ayer el Rector de la UDC, Xosé Luis Armesto, el nuevo programa de formación sociolaboral para personas con discapacidad cognitiva de la Universidad de A Coruña.
Una iniciativa que contará en su primera edición con 11 alumnos que, tutelados por un equipo de seis profesores, pasarán a formar parte de la vida universitaria y obtendrán así una capacitación que les permitirá enfrentarse a un futuro laboral diferente.
Los once alumnos participantes en este primer Espazo Compartido recibían ayer sus pines conmemorativos en una ceremonia breve pero sentida en la sala de prensa del Rectorado. Todos ellos comenzarán ahora una formación académica que hasta el momento les estaba vetada, gracias a un proyecto pionero en España que ya ha merecido la atención de otros centros educativos, incluso antes de conocer los resultados.
El programa Espazo Compartido se pone en marcha con el patrocinio de la Fundación Universia y del Banco Santander, lo que permitirá que, durante tres años, se incluya a personas con discapacidad cognitiva dentro del espacio formativo universitario a través de una pedagogía específica adecuada a sus necesidades. Así lo explicaba en la presentación Antonio Abril, presidente del Consello Social de la UDC, que indicaba que “se trata de ofrecer una formación específica, que, en realidad, es lo que hace siempre la Universidad”.
Junto al Consello Social, el Vicerrectorado del Campus de Ferrol y de Responsabilidad Social, la Unidad de Atención a la Diversidad y la Fundación de la Universidad se han unido para apostar de forma decidida por la responsabilidad social universitaria. “Na Universidade da Coruña traballamos para combater as barreiras que se lles presentan ás persoas con discapacidade para acceder aos estudos universitarios”, reumía Araceli Torres, vicerrectora de Responsabilidad Social.
Con este programa se implementa el trabajo de integración dentro de la Universidad, que lleva más de una década dando pasos a favor de la normalización y la igualdad, primero con las discapacidades sensoriales y motrices, y ahora también con las discapacidades cognitivas, en un proyecto que contempla una certificación académica específica que pretende ser el primer paso hacia la obtención por parte de estos alumnos con necesidades especiales de titulaciones oficiales.
Y es que el proyecto Espazo Compartido busca sobre todo la integración real, por lo que los alumnos participantes formarán parte del cuerpo de estudiantes, si bien arropados por una pedagogía adaptada a sus necesidades. “No se trata de crear caminos paralelos”, explican desde el cuerpo docente, “sino de adaptar la forma de emprender ese camino para que todos podamos recorrerlo”.
Este equipo docente estará formado por una diplomada en Logopedia y dos licenciados en Sociología; todos ellos antiguos alumnos de la Universidad y profesionales con experiencia contrastada en el ámbito de la atención a personas con discapacidad. Contarán además con la colaboración de técnicos vinculados a la asociación Down Coruña. n

El programa Espazo Compartido rompe las barreras de acceso a la Universidad