La Xunta “hereda” desde 2010 de 75 gallegos que murieron sin testamento ni sucesores

Ni en 2019 ni en 2020 hubo liquidaciones en Galicia | AEC
|

Un vecino de Outeiro de Rei que murió a los 83 años de edad sin testamento y sin sucesores. El pasado 9 de diciembre, el Diario Oficial de Galicia (DOG) publicó una resolución por la que se iniciaba el procedimiento para declarar a la comunidad autónoma como heredera “ab intestato” de este hombre, al igual que lo hizo con otras 74 personas en los diez últimos años, desde 2010.

Estas son las denominadas herencias intestadas, por las que la comunidad ingresó en la última década algo más de 200.000 euros de únicamente siete liquidaciones, debido a que estos procedimientos son extensos y suelen aparecer herederos. Cuando  sí se produce liquidación, el dinero se destina a fines asistenciales o culturales.

“Intuyo que las herencias sin testamento no son muchas, es más, creo que la administración hereda más por la adjudicación de valores, cuentas corrientes, etcétera, en presunción de abandono, esto es, cuando pasaron más de veinte años sin practicarse gestión alguna”, destaca el profesor de la Universidade de Vigo Alberto Vaquero.

En declaraciones a Europa Press, Vaquero, que es miembro del Foro Económico de Galicia, alude a este tipo de herencia “silenciosa” que estima que es más habitual que el caso de las intestadas.

En cuanto al perfil del fallecido sin testamento y sin sucesores, y también sobre el tipo de patrimonio más habitual en estos casos, no hay estadística “que muestre tanto detalle”.

 

Fases

En este tipo de herencias, la norma establece tres fases, y la primera de ellas, de actuaciones previas, es en la que se investiga si el fallecido tiene o no herederos, sean legales o testamentarios.

En 2018 se abrieron 77 investigaciones, según datos de la Consellería de Facenda. En 2019 descendieron a 44 y en lo que va de 2020 son 32 las iniciadas.

Desde el departamento de Facenda aclaran que “muchas de las investigaciones iniciadas en un determinado año no pasarán a la fase de declaración de herederos, puesto que la administración suele encontrar herederos preferentes”.

La segunda etapa, la de procedimiento para la declaración administrativa de herederos, es la que arranca si la administración comprueba a priori que aparentemente el fallecido no tiene herederos. En este caso, se trata de un procedimiento para declarar heredera a la comunidad autónoma mediante la publicación en el BOE, en el DOG y en la web de la consellería, entre otros.

En una década hubo un total de 75 declaraciones de la comunidad como heredera: seis en 2010, siete en 2011, 19 en 2012, siete en 2013, ocho en 2014, nueve en 2015, cuatro en 2016, tres en 2017, seis en 2018, tres en 2019 y otras tres en 2020.

Por último, existe una última fase de liquidación de la herencia, en la cual se liquida el patrimonio para destinarlo a fines asistenciales o culturales, tal y como establece la ley de derecho civil de Galicia.

Ni en 2019 ni en 2020 hubo liquidaciones en Galicia. Desde hace diez años (2010) y hasta el momento, la comunidad gallega ingresó un total de 212.954,85 euros de siete liquidaciones.

Desde la Consellería de Facenda precisaron que estos tres procedimientos son trasversales en el tiempo, puesto que se dilatan durante varios años. 

La Xunta “hereda” desde 2010 de 75 gallegos que murieron sin testamento ni sucesores