Corea del Norte desafía al mundo con la detonación de una bomba de hidrógeno

North Korean leader Kim Jong Un looks through a pair of binoculars during an inspection of the Hwa Islet Defence Detachment standing guard over a forward post off the east coast of the Korean peninsula, in this undated file photo released by North Korea's
|

El Gobierno de Corea del Norte aseguró ayer haber llevado a cabo una prueba con una bomba de hidrógeno miniaturizada, apenas unas horas después de que se registrara un terremoto de magnitud 5,1 en el norte del país. En su comunicado, el Gobierno recalcó que la prueba había sido “exitosa”, al tiempo que aseguró que se había llevado a cabo “de forma segura y perfecta, sin provocar un impacto negativo en el medioambiente”.
“Esta prueba significa un nivel más elevado en el desarrollo de la fuerza nuclear por parte de Corea del Norte”, dijo, agregando que “el país se une así con orgullo a las filas de los países nuclearizados, demostrando el espíritu de una nación digna equipada con el más poderoso medio de disuasión nuclear”.
Inmediatamente después del seísmo, la Agencia Meteorológica de Corea del Sur apuntó que el mismo podría haber tenido un origen artificial, algo que no descartó Japón, que dijo que podría haberse tratado de una explosión. El epicentro se ubicó a unos 48 kilómetros de distancia de las instalaciones de Punggye Ri, donde se llevaron a cabo pruebas nucleares en 2006, 2009 y 2013. El Servicio Geológico de Estados Unidos detalló que el epicentro se situó a unos 19 kilómetros de la ciudad de Sungjibaegam y a 376 kilómetros de la capital, Pyongyang. 
El líder norcoreano, Kim Jong Un, afirmó a principios de diciembre que el país había desarrollado bombas de hidrógeno además de armas nucleares. “Corea del Norte se ha convertido en un país con armas nucleares capaz de detonar bombas nucleares y de hidrógeno para defender la soberanía y la dignidad de la nación”, dijo.
Así, destacó que si el país continúa este camino, “se convertirá en un país poderoso al que ningún enemigo se atreverá a provocar”. Corea del Norte está sometida a fuertes sanciones internacionales aprobadas por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas por sus ensayos nucleares y balísticos. Las conversaciones sobre el programa nuclear de Corea del Norte están paralizadas desde 2008, cuando las autoridades de Pyongyang decidieron abandonar el diálogo.
Precisamente ayer, en medio de críticas por parte de toda la comunidad internacional al anuncio de Corea del Norte, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas comunicó su condena unánime a la detonación de la bomba de hidrógeno, que supone “una clara violación de las resoluciones” dictadas por el Consejo contra el régimen de Pyongyang, y anunció que prepara una nueva serie de medidas adicionales.
Mientras, la Casa Blanca confirmó que Corea del Norte había efectuado “algún tipo de prueba nuclear”, aunque todavía no tenía constancia de que se tratase de una bomba de hidrógeno. A la espera de recabar “pruebas adicionales”, la Casa Blanca reiteró su compromiso a la hora de proteger a Corea del Sur y Japón, los países más afectados por la beligerancia de Pyongyang.

Corea del Norte desafía al mundo con la detonación de una bomba de hidrógeno