España afronta el fin de semana con las medidas más duras desde marzo y suma 300 muertes más

Mobiliario de las terrazas apilado junto al Acueducto de Segovia, en el primer día de cierre de la hostelería en Castilla y León | pablo martín
|

La evolución de la pandemia entró esta semana en terreno pantanoso, ya que se atisba una leve mejoría, aunque muchas comunidades siguen en máximos diarios de contagios y agotan todas las restricciones bordeando el confinamiento general que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, confía en que se pueda evitar.

En este sentido, las comunidades autónomas afrontan un fin de semana con las restricciones más duras desde marzo.  

En concreto, el ministerio de Sanidad notificó ayer 22.516 nuevos casos de coronavirus, 9.150 de ellos confirmados en las últimas 24 horas, con lo que la cifra total de contagios desde el inicio de la pandemia se eleva a 1.328.832, y la de muertos a 38.833, 347 más.
Por segundo día consecutivo, Sanidad consignó más de 300 muertes, ya que este jueves se registraron 368 decesos. 

Además, la incidencia acumulada (casos por cada 100.000 habitantes) en los últimos 14 días bajó en dos puntos, hasta 525, mientras la ocupación de los hospitales es del 16,28 % y la presión en las UCI subió ayer cuatro décimas, hasta el 29,4 %

En este sentido, las comunidades de Aragón, Asturias, Castilla y León, Cataluña, La Rioja, Madrid y Navarra, además de las de las ciudades de Ceuta y Melilla, superan la media nacional del 29,47 % de ocupación de las UCI de hospitales con enfermos de Covid-19.
Ante esta situación, Illa señaló que España tiene todavía tiempo para evitar un confinamiento domiciliario por la crisis sanitaria del Covid-19 si se siguen “con eficacia” las actuales medidas restrictivas, como el toque de queda o el cierre perimetral de comunidades autónomas y municipios.

“Creo que no estamos llegando tarde. España ya ha tomado medidas drásticas. Si damos cumplimiento y conseguimos que se cumplan con eficacia estoy seguro de que evitaremos un segundo confinamiento domiciliario”, aseguró en una entrevista.

 No obstante, el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Ceuta volvió a pedir ayer poder decretar confinamientos domiciliarios ante la “imposibilidad” de controlar una “transmisión comunitaria sostenida”, y ante la falta de cumplimiento de las normas sanitarias en una parte de la población.

Por otro lado, las comunidades endurecieron las restricciones que afectan a la hostelería y al comercio que ya tenían en vigor y que dibujan un país con las medidas más duras desde el confinamiento de la pasada primavera.

Si primero fue el ocio nocturno, el sector señalado como uno de los principales focos de contagio, ahora las miradas se dirigen a los establecimientos hosteleros y comerciales, que ven cómo las principales medidas adoptadas para frenar el virus hacen tambalear el futuro de sus negocios.

En esta línea, las regiones aumentaron ayer las restricciones, como es el caso de Madrid, que volvió a aplicar un cierre perimetral de cuatro días por el puente de la Almudena y prolongará el próximo lunes las restricciones a la movilidad en las 35 zonas básicas de salud que ya tenían esta medida, al no haberse producido la bajada de contagios esperada, al tiempo que cerrará ocho municipios. 

Por otra parte, la Comunitat Valenciana aplicó desde la medianoche de ayer el confinamiento perimetral durante 14 días de Elda y Petrer (Alicante) e impuso nuevas restricciones de aforos en comercios y ceremonias en todo el territorio hasta el 9 de diciembre.

En este sentido, restringió a un tercio el aforo en locales comerciales minoristas e interior de espacios de restauración y limitó el aforo de terrazas y espacios culturales al 50%.

Asimismo, Extremadura declaró ayer el nivel alto de alerta y decretó la reducción de aforos en toda la región, por lo que la hostelería no podrá superar una ocupación del 40 % en el interior de los establecimientos y del 50% en las terrazas.

También Euskadi tomó más medidas, como la extensión del uso obligatorio de mascarilla en el trabajo y en la práctica del deporte en entornos urbanos.

Toque de queda
Asimismo, varias comunidades se mostraron a favor de prorrogar el toque de queda en sus territorios y algunas incluso ya prublicaron su ampliación. 

Es el caso de Cataluña, que aprobó ayer prorrogar quince días, hasta el 23 de noviembre, el toque de queda nocturno, que en esta autonomía va desde 22.00 a 06.00 horas.

También la Ciudad Autónoma de Melilla anunció que a partir de este lunes va a prorrogar otros 15 días su toque de queda, al tiempo que comunicó que remitió una carta al Ejecutivo Central para que envíe a ciudad el barco hospital de La Armada, el Buque Galicia, por la alta ocupación sanitaria originada por la pandemia del coronavirus.

España afronta el fin de semana con las medidas más duras desde marzo y suma 300 muertes más