Mayor Fernández Pita, una mujer de genio y polémica: su vida y carácter

El Ideal Gallego-2020-02-09-004-25edf1d6
|

Hoy damos cuenta de uno de los personajes más controvertidos de la historia coruñesa y empezamos por su carácter, hasta llegar a los pleitos habidos en su vida y conoceremos mejor, a esta polémica mujer de su tiempo: Mayor Fernández Pita. 

La mayor parte de su vida la pasó rodeada de pleitos en los que se veía inmersa. Lo que demuestra un carácter controvertido y difícil en su aspecto más cotidiano, poniendo demandas para salvaguarda de sus intereses y también demandada en algunos casos. Ya en la obra de Andrés Martínez Salazar se hace mención de su carácter controvertido. La duda estriba en el silencio guardado por la propia interesada entre 1589 y 1596 sobre la situación del cerco a la ciudad y su participación en este, justo cuando fue desterrada de La Coruña por lanzar un pichel a la cabeza del oidor de la Real Audiencia en una de sus visitas a la cárcel, cuando Mayor Fernández Pita estaba cumpliendo condena en ella, según fallo de la propia Audiencia en 1596. Y en esa fecha es cuando rompe el silencio en pos de sus intereses. 

El memorial de la ciudad no hace mención sobre mujer alguna, ni tampoco el informe emitido al rey a petición de este por el gremio de los mareantes. Se citan a las esposas de varios defensores, pero su nombre no. La incógnita quizás se halle en el archivo general de Simancas, donde se custodian los padrones de las fechas indicadas para saber a ciencia cierta lo que sucedió en aquel crítico instante y el silencio guardado hasta el año de 1596. 

Libros desaparecidos
Como interesante es saber que el libro de actas, que quizás podía dar algo de luz al caso, de 1589 tampoco existe en el archivo municipal, está desaparecido y no se puede consultar. 

Las hipótesis relacionadas con los pleitos entablados en la Real Audiencia son 35 casos diversos y complicados. En medio de todo este proceso Mayor Fernández Pita supo sacar provecho de la situación, logrando mercedes y privilegios del rey. El de mayor importancia es el que le autorizaba a exportar al reino de Portugal 500 mulos y muletos, de cuya cédula nunca hizo uso, pese a las afirmaciones de Andrés Martínez Salazar. Sus mayores ingresos procedían de los préstamos que hacía y de otras rentas. De modo que la duda salta a tenor del estudio realizado sobre los pleitos mantenidos y su conducta que en ellos se refleja. En una palabra, era una mujer de armas tomar.

Como se indica en la obra de Ruiz Almansa “La población de Galicia de 1500-1945”, la ciudad coruñesa constaba sobre 1585 “de 600 vecinos, situada junto al mar y a la orilla de un río que tiene allí su desembocadura” (en otro lugar se le asigna 2.000 vecinos y en otro 1.500). “Está en llano en un arenal que casi es isla, puesto que la cerca el mar; salvo por una parte. Tiene buena fortaleza y es llave de Galicia; buenos molinos de viento. Hasta Betanzos hay tres leguas de viñas y huertas. Es una de las ciudades más nombradas de España; su puerto es uno de los mejores de la cristiandad y la llave de este reino. Tiene gran escala de navíos y jamás faltan carracas y urcas de todas las naciones con mercancías, pues viniendo de Francia, Flandes y otras partes de por allí, no dejan de tocar aquí. Antes de la ciudad de Betanzos está la ría del Pasaje, donde se encuentran las más hermosas y mejores ostras, aunque no en tanta cantidad como en Carril y Rianxo”.

Mayor Fernández Pita había nacido entre 1560 y 1564 en el seno de una familia modesta. Sus antecedentes se remontan a que su madre, llamada María Pita la “vieja”, para de este modo diferenciarla de su primera hija, llamada también María Pita, la cual nació de la unión matrimonial con el tonelero Rodrigo González. Luego se casaría de nuevo entorno a 1556 con el marinero o mercader Simón Fernández Arnau-Darte, de cuya unión nació Mayor Fernández Pita. 

La madre de María Pita y de Mayor Fernández Pita muere en 1583. En su juventud había sido panadera, pero en ese momento era tabernera y mercera, mientras que el padre pasaba largas ausencias fuera del domicilio familiar por cuestiones personales más que profesionales, por razones de convivencia marital. 

Pero, ¿quién fue Mayor Fernández Pita? Más conocida entre los coruñeses por el nombre de María Pita.

Difícil cuestión a dilucidar en estos momentos, a la fecha en que nos hallamos todavía está por aclarar. Es por tanto dar una respuesta imposible, ya que en principio encontramos a dos mujeres tan diferentes como posiblemente distantes en un hecho que aconteció un 14 de mayo de 1589 ante el asedio inglés a la ciudad amurallada, situada en la parte alta de La Coruña, cuando los invasores ya eran los dueños de la Pescadería, que por otro lado, se consideraba la zona más rica y poblada de la ciudad no amurallada.

Hipótesis
Aquí estamos ante la hipótesis posible de que la mujer que estuviese en el lugar adecuado cuando la ofensiva inglesa a la caída del cubo de la muralla fuese la que se nombra como Mayor Fernández Pita, en sus mercedes libradas por los monarcas Felipe II y su hijo, o quizás otra María Pita, bien sería la hermanastra de Mayor Fernández u otra persona que se llamaría así y que se encuentra en el anonimato histórico, igual que aconteció con Inés de Ben. Si es así, no cabe duda de que son las paradojas del destino que tiene señalado, ya que en esa época en la ciudad y su coto había varias personas que se llamaban María Pita y que salvo la hermanastra antes descrita no tenían parentesco entre sí. 

Dicha mujer vivió en La Coruña en tres domicilios diferentes, uno situado en la calle de Herrerías, 24, hoy es el número 28 y en él está situada su casa museo, la cual durante algún tiempo fue su residencia habitual. También habitó en la calle de Santa María número 26, antes calle de la Carnicería, y en Cortaduría número 16. De ello iremos hablando por capítulos, para conocer mejor a nuestra Mayor Fernández Pita, genio de mujer y figura a destacar por su actitud social.

Mayor Fernández Pita, una mujer de genio y polémica: su vida y carácter