El PP buscará en su congreso una “posición transversal” en los temas con un componente moral

09/01/2017 Pablo Casado en rueda de prensa. El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, ha defendido este martes el sistema de doble vuelta que ha propuesto el responsable de Organización del partido, Fernando Martínez-Ma
|

El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, afirmó ayer que de cara al congreso del partido, en los asuntos que plantean “debate ideológico o moral”, van a intentar “tener una posición transversal, que no perjudique la opinión de nadie porque esta tiene que ser la casa común de muchas sensibilidades”.
Además, explicó que, en estos asuntos, la posición de la dirección nacional está siendo “intentar consensuar una posición que no tiene por qué vincular a las administraciones en las que gobierna el PP”.
En este punto, afirmó que las ponencias que se aprueban en un congreso son el “cuerpo ideológico del partido para los próximos años”, y vincula a todos los programas electorales y la actuación de las administraciones que dirige el  parido.
Por eso, él apuesta por “dar cabida a todas las sensibilidades y decir que el PP es consciente de la relevancia del debate de estas cuestiones” pero que respeta “el desarrollo normativo o del comité de expertos correspondiente”.

voto en conciencia
Casado se expresó así en una entrevista en RNE, cuando se le ha preguntado por la posibilidad de que el PP acepte el voto en conciencia en determinadas cuestiones. El dirigente “popular” pasó a referirse de manera conjunta a las “enmiendas sobre algunos temas de actualidad social que no tienen unanimidad ni en el PP ni en otros partidos”.
En todo caso, reconoció que el debate en torno a esa ponencia no lo lleva él, que está encargado de la de relaciones exteriores, sino de su compañero Fernando Martínez-Maillo.
Casado no quiso aclarar si él es partidario de la maternidad subrogada y se limitó a decir que, si alguna enmienda llega viva al Congreso, él emitirá su voto.
 Además, el vicesecretario popular, consideró ayer que a él le parecería “muy bien” que el Gobierno invitase a España al nuevo presidente estadounidense, Donald Trump, y que sería “muy positivo”.
Casado también dejó claro que no sabe qué opinan de una posible visita el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, así como tampoco el ministro de Exteriores, Alfonso Dastis. n

El PP buscará en su congreso una “posición transversal” en los temas con un componente moral