Los sanchistas pugnarán con los sectores críticos en los congresos de al menos seis regiones

Susana Díaz atiende a los periodistas tras formalizar su candidatura para presidir el PSOE-A | ep
|

La pugna entre los partidarios del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y los sectores que le son críticos se extenderá a al menos siete federaciones durante los congresos regionales que se van a celebrar entre julio y octubre para renovar sus direcciones.


Comunidad Valenciana, Canarias, Asturias, Aragón, Madrid y Cantabria, donde sus líderes no apoyaron a Sánchez en las primarias, además de Galicia, son los feudos en los que se prevé batalla, una vez que el nuevo secretario general se hizo con el control de los principales órganos del PSOE, Ejecutiva y Comité Federal.
En Andalucía, se da por hecho que Susana Díaz revalidará el mando que ostenta desde noviembre de 2013, aunque Francisco Tirado, miembro de una de las plataformas de apoyo a Pedro Sánchez, pretende rivalizar con ella en julio si recaba los avales precisos.


Aunque Sánchez plantó cara a Díaz en su terreno en las primarias –63,2% frente al 31,7 de él–, su intención no fue promover una candidatura alternativa. Donde tampoco parece que Sánchez quiera alterar las aguas es en Extremadura y Castilla-La Mancha.
Una vez que Guillermo Fernández Vara aceptó su oferta integradora de encabezar el Consejo de Política Federal, Leonor Martínez-Pereda, afín a Sánchez, anunció su retirada y dejó el camino expedito para la reelección del presidente extremeño.
La novedad en Extremadura es que, si hay primarias en julio –hay otros dos precandidatos con pocas opciones–, serían por primera vez a doble vuelta si ninguno logra el 50% de los votos de los militantes.

Federaciones con “pulso”
Entre las federaciones donde habrá pulso, destaca la Comunidad Valenciana, puesto que Ximo Puig tendrá un rival de peso en el sanchista, Rafael García, alcalde de Burjassot.


Ante el peso creciente del nuevo secretario de Organización y líder de los socialistas valencianos, José Luis Ábalos, y tras el rotundo triunfo de Sánchez en las primarias, Ferraz considera que es factible desbancar a Puig y hacerse con el control de la segunda federación en número de militantes.


Puig no ve “motivos suficientes” para cuestionarle y lo considera una venganza, además de un riesgo para el gobierno que comparte con Compromís.


Situación similar se prevé en Aragón, donde Javier Lambán, uno de los mayores detractores de Sánchez, está “en proceso de reflexión” sobre si opta a la reelección, con el temor de que la disputa interna también pueda afectar al gobierno autonómico que encabeza.


En Madrid, se da por hecho que la pretensión de Sánchez será remover a la secretaria general, Sara Hernández, que en su día fue su aliada y luego apoyó a López.
Todavía sin un calendario congresual fijado, en las quinielas aparecen como aspirantes de Ferraz los diputados autonómicos José Manuel Franco y Daniel Viondi.

Escenario incierto
Más incierto es el escenario en Canarias, donde ya hay tres contendientes en liza que aspiran a ser proclamados en el congreso de septiembre, que pondrá fin a la gestora regional.


El sanchista Ángel Víctor Torres quiere hacer sombra a la anterior secretaria general, Patricia Hernández, partidaria de Susana Díaz, pero deberán competir además con el exministro Juan Fernando López Aguilar.

Los sanchistas pugnarán con los sectores críticos en los congresos de al menos seis regiones