El BNG considera que la descoordinación pone en jaque el futuro del centro escolar

13 octubre 2011 / 20 octubre 2011 página 21 sada.- la asociación de nais e pais de almunos (anpa) del ceip sada y sus contornos ha decidido en asamblea aprobar un calendario de novilizaciones a favor de la ampliación del centro
|

A pesar de que poco o menos ha trascendido de la reunión que mantuvieron el martes el jefe territorial de la Consellería de Educación y el alcalde de Sada –después de que el representante autonómico se viera con la comunidad educativa del CEIP Sada y sus Contornos–, el grupo nacionalista volvió a expresar su postura acerca del futuro del colegio que, por lo que parece, se decidirá en los próximos días.

Y no solo reiteró que, a su juicio, la mejor solución para hacer frente al déficit de espacio que tiene el centro es la ampliación de las instalaciones actuales, sino que lamentaron que desde el Partido Popular exista una “descoordenación” que está llevando a varios estamentos gobernados por esta formación a expresar cosas distintas respecto a la actuación a acometer en este tema.

La formación liderada por López Soto insiste en que el gasto de la expropiación es “asumible polo Concello”

Para el grupo liderado por el exalcalde Abel López Soto, es “evidente” que los populares están, insistieron, “descoordenados respecto a este asunto”. En este sentido, recordaron que el conselleiro de Educación, Jesús Vázquez, en la visita que realizó a Sada en enero de 2011, “amosou o apoio á ampliación do colexio”, mientras que el PP sadense, a través del alcalde, Ernesto Anido, “rexeita a ampliación e propón construir un colexio novo”.

Asimismo, en esta misma línea, se hacen eco de la visita del jefe territorial, Indalecio Cabana, quien, como asegura el BNG, “elude calquera compromiso coas palabras do alcalde porque, segundo manifestou, a construcción dun novo colexio deberá responder a unha demanda real de prazas”, algo que, como reflejan los nacionalistas, “hoxe por hoxe non existe”.

Por este motivo, el portavoz del BNG subrayó que, cada día que pasa, se pone más de manifiesto “o erro do alcalde” de no continuar con el proceso expropiatorio de las parcelas colindantes a este colegio de Infantil y Primaria, lo que “posibilitaría que a día de hoxe xa se poidera estar falando do proxecto e das obras, e non opinión e futuribles”.

Por eso el Bloque incide en que ese método era “o camiño máis rápido e seguro” para solucionar el problema del Sada y sus Contornos ya que, recordaron, la sentencia judicial que se pronunció a este respecto “non puxeron en cuestionamento a valoración dos terreos realizadas, polo que era unha operación perfectamente asumible polo Concello”, al contrario de que lo que manifestaron desde el gobierno local, que cuantificaron en casi 700.000 euros, por los poco más de 100.000 que estiman los informes municipales encargados por el BNG en su época en el Ayuntamiento.

 

Destruir lo anterior > Tampoco se quisieron olvidar los nacionalistas de lo que ellos consideran son los verdaderos argumentos de Anido para rechazar la ampliación.

“Por unha parte ás ansias de facer desaparecer todo o realizado polo goberno anterior, sin máis motivo que destruir por destruir e sin ter previsto ningún plan alternativo”, expusieron en primer lugar, mientras que, por la otra, “dar satisfacción a intereses particulares, claramente contrapostos co interese xeral”.

Sin dejar a un lado el proceso de expropiación, el grupo municipal nacionalista indicó que es un procedimiento “habitual e normal” para la construcción de equipamientos públicos.

Así, durante la época BNG-PSOE en Sada, se lograron terrenos en la parroquia de Mondego para levantar una nueva guardería y un centro de día, así como el acuerdo adoptado para ampliar el CEIP urbano. Y todo “porque os gobernos do PP e PDSP non contemplaron parcelas públicas para os equipamentos que Sada necesitaba”, por lo que, a su llegada, nacionalistas y socialistas se encontraron con “unha herencia nefasta” de los ejecutivos anteriores.

 

El BNG considera que la descoordinación pone en jaque el futuro del centro escolar