Estíbaliz Veiga protagoniza “Encierros” en el Colón

El Ideal Gallego-2014-01-24-017-bfe590a2

Estíbaliz Veiga es Teresa a las 20.30 horas en el teatro Colón, una dramaturga que busca ponerle el punto y final a su historia de ficción, que es en realidad su propia historia, en un escenario que pone a ventilar los “encierros” que cinco personajes llevan engordando como a un capón, muchas veces empujados por una sociedad de plástico que dicta lo que está bien y lo que está mal. La coruñesa juega en casa para encontrar en los espectadores coruñeses la misma reacción que tuvo el público de Madrid. Que todos se vayan a casa mirando a su ombligo. Dándose cuenta de que en cuestión de crear “encierros”, todos somos expertos y más grande o más pequeño, ninguno se salva de vivir una realidad alimentada de mentiras.
La obra del joven Lluis Basella comienza en A Coruña una gira por distintas provincias, que subirá a la palestra a un elenco de actores conocidos como Mauricio Bautista, de “Gran Reserva” o la tv movie “Carmina”, Marta Calvó –protagonista de “Habana Blues”– Aída de la Cruz, de la serie “El secreto de Puente Viejo” y Juan Renedo, de “Amar en tiempos revueltos”. Veiga dice estar encantada con tanta experiencia a los lados. Porque aportan disciplina y meticulosidad a la pieza, que es una lucha de cinco por liberarse de sus tapujos.
Y es que mientras Teresa descubre que tiene una fuerte dependencia de su marido, además de un amante, José  trata de liberar a su esposa, Patricia, de un secuestro. A su vez, su raptor Daniel trata de no olvidar el recuerdo de su madre, a punto de desaparecer, y todos pasan los días entre rejas imaginarias que ellos mismos han construido.
Estíbaliz explica que la obra hace reflexionar sobre las relaciones de pareja, donde la libertad se coarta porque hay una serie de normas ocultas que todo el mundo sabe acerca de “cómo debe funcionar y los deberes de cada uno”, asegura, que hacen que los seguidores de esta doctrina se metan “en un mecanismo social donde el individuo se deja de comportar como realmente es”.
Sin embargo, no todo en “Encierros” es drama y caos. El guión contiene grandes dosis de comedia, sobre todo, en los personajes de Bautista y Aída de la Cruz, que crea la propia Teresa. Estos dos, dice la actriz, responden a un perfil que podría pasar por “almodovariano” y la historia termina por teñirse de verde esperanza. Con un canto optimista al final de la partida, el espectador se levanta de la butaca con la reflexión a cuestas.
Después de ver a los cinco protagonistas aliviados una vez que le dieron una patada al corsé que los oprimía, la cuarta pared tiene la oportunidad o no de darse cuenta que el suyo aprieta como los demás. Y de que igual es el momento de empezar a aflojar el cordón. Para ser uno mismo para siempre.

Estíbaliz Veiga protagoniza “Encierros” en el Colón

Te puede interesar