La extrema derecha de Austria se queda a las puertas de lograr la presidencia

El ganador de las elecciones austriacas, Alexander Van der Bellen REUTERS/Leonhard Foeger
|

La extrema derecha fue ayer derrotada en las elecciones presidenciales austriacas. Norbert Hofer, del Partido de la Libertad (FPO), perdió con el 46,7% de los votos frente al independiente Alexander Van der Bellen, que consiguió el 53,3% de los sufragios. Así, el antiguo líder de los verdes convenció con su mensaje más moderado y europeísta.
El ganador de estos comicios, un catedrático de 72 años hijo de refugiados, cree que sus propuestas solidarias con los más débiles y su posición favorable a la UE le han ayudado a ganar. “Son ideas que la mayoría de los austriacos apoyan”, dijo en una entrevista, en la que también señaló que la lucha contra el paro será una de sus prioridades.
Su rival defiende una línea dura con la inmigración y el Islam. En relación con la UE fue suavizando su discurso para evitar perder votantes indecisos del centro, que se convirtieron en el centro de la lucha electoral. Sin embargo, el FPO es conocido por sus ideas euroescépticas y cuenta con el apoyo de otros populistas de derechas del continente. Una de las más notables defensoras del Partido de la Libertad de Austria es la francesa Marine Le Pen, jefa del Frente Nacional.
A través de su cuenta de Twitter, Le Pen felicitó al candidato derrotado por haber “luchado con valentía”. Desde el punto de vista de la controvertida política gala, las próximas elecciones legislativas en Austria “serán las de la victoria”.
Con alrededor del 30% de los votos, el FPO va en cabeza de cara a esos comicios, que deben celebrarse en 2018 como tarde. Hofer anunció que irá segundo en las listas para esa cita electoral, por detrás de Heinz Christian Strache, líder del partido. También comunicó que quiere presentarse a las próximas elecciones presidenciales, que deberían celebrarse en 2022. El candidato ultraderechista, un ingeniero de 45 años amante de las armas, pidió a sus seguidores que acepten el resultado. “Los votantes siempre tienen razón”, manifestó.
La victoria de Van der Bellen supone un balón de oxígeno para el proyecto comunitario, que ha sufrido un duro golpe con el Brexit. Por su parte, Sigmar Gabriel, vicecanciller alemán y líder del partido socialdemócrata, señaló que ha ganado “la razón frente al populismo”.

La extrema derecha de Austria se queda a las puertas de lograr la presidencia