Louzán presenta al juez precios de otros locales para justificar sus alquileres en Vigo

Diario de Arousa-2016-03-02-011-342af06c_1
|

El expresidente de la Diputación de Pontevedra, Rafael Louzán, declaró ayer en el juzgado 2 de Cambados por el caso de supuesto cohecho que se investiga sobre alquileres de locales comerciales en Navia (Vigo) de su propiedad y de su esposa al también exdiputado conservador Severino Reguera. 
Louzán mantuvo su inocencia y la defendió presentando al juzgado contratos de alquileres y tasaciones inmobiliarias de otras propiedades en la misma calle viguesa, para intentar demostrar que el precio que el matrimonio estipuló de alquiler a Reguera estaba dentro de la horquilla de valores de mercado, frente a la denuncia anónima que postula que el importe se infló para cobrar supuestos favores políticos al exdiputado a través de un hipotético sobrecoste.
“Aparte dos contratos, hai unha inmobiliaria e unha tasadora, Tinsa, que valora os prezos de mercado que nos firmaramos”, expuso sobre la documentación que aportó a la causa. “Viñeron incluso testemuñas, da cooperativa de veciños”. Louzán amplió que esos importes justificados se situarían en valores entre los “14 e 18 euros o metro cadrado”, recordando que se trata de alquileres del año 2008. “Hai prezos máis altos dos que nós temos e hainos máis baixos”, valoró, para subrayar que, “baixo ningún concepto hai ningún tipo de interese de que Severino me puidese beneficiar a min ou eu a el”. “De aquí ninguén se levou absolutamente nada”. Insistió, así, en el argumento que ya había avanzado días atrás: Que estos alquileres son una “actividade privada”, “perfectamente regrada” y “con precios perfectamente estipulados”.
Así pues, dijo estar “contento e satisfeito de poder aclarar en base ás miñas palabras e con documentos aquelas preguntas que puideran ser de interese do instrutor”. Añadió que paga impuestos también en base a los beneficios de esos alquileres “e Facenda nunca me tivo nada que dicir”. 
Por todo ello, dijo estar “sorprendido de que esto non se pechase antes”, ya que no advierte irregularidades. “Non hai que esquecer que é unha denuncia anónima e o que tentan é danar a imaxe dunha persoa”, valoró. 
El expresidente de la Diputación justificó, igualmente, su ausencia el pasado lunes, fecha inicial de su declaración. Sostuvo que en el momento de recibir la notificación, un viernes para su cita un lunes, se encontraba fuera, por asuntos de la Federación Galega de Fútbol que preside, y negó cualquier intento de evitar la comparecencia ante el juez. “Eu sempre que me citaron, sempre comparecín. Incluso da vez pasada, que non era para min, senón unha vista para os avogados; estiven tres horas escoitando”. 
Louzán entró al juzgado sobre las cuatro de la tarde, pero su toma de declaración, únicamente ante el juez al no hallarse presente el fiscal, no se inició hasta aproximadamente las 18:30. Antes, el instructor interrogó a su mujer, Teresa Cores. El expresidente provincial abandonó el edificio judicial hacia las 21 horas. 
El juez no le había comunicado ningún cambio en su situación de investigado, a la espera de las deliberaciones y la previsible comunicación al Ministerio Público.

Louzán presenta al juez precios de otros locales para justificar sus alquileres en Vigo