La Marea ya medita cambiar la mediana recién colocada en Primo de Rivera

Los bloques de hormigón cuentan con una altura considerable y el impacto visual es alto | quintana
|

El Gobierno municipal medita modificar la nueva mediana de la avenida de Primo de Rivera a pesar de que todavía está en construcción. El motivo es el aspecto estético de la solución que se está instalando y si hay algún cambio será una vez terminados los trabajos.
Las quejas de algunos vecinos y comerciantes de la calle fueron respaldadas por el alcalde, Xulio Ferreiro, quien aseguró ayer que “en termos estéticos non me acaba de convencer”.
A pesar de ello, la actuación que se está llevando a cabo desde un mes se terminará, está actualmente en la fase final ya que la estructura de hormigón ya está colocada, y posteriormente se evaluará si se realiza alguna modificación.

“Eu no seu momento, cando se intentaron salvar as árbores e había que eliminar a mediana vexetal, aos técnicos lles dixen a ver se podía facerse unha cousa non moi agresiva e se me din que por motivos de seguridade ten que haber una solución para evitar o desnivel”, explicó Ferreiro, quien mostró visiblemente que no era de su agrado el resultado que se eligió.
El alcalde insistió en que la solución que se está llevando a cabo era la única aprobada por los técnicos y que cumpliese con las medidas de seguridad. El problema reside en la diferencia de nivel que hay entre ambos sentidos de la circulación, quedando los dos carriles más cercanos al puerto más altos que los dos más próximos a los edificios.

Pasado vegetal
Hasta que comenzaron los trabajos hace un mes existía una mediana en cuya parte central había especies vegetales, una solución que hacía que el impacto visual fuese mucho menor que la nueva, basada en el hormigón. Aunque la vegetación no era de gran vistosidad, el “decorado” que ofrecía era menos llamativo que el que ahora está tomando forma en una avenida de gran tránsito como conexión entre Cuatro Caminos y la plaza de Ourense y también como entrada y salida de la ciudad.
La solución elegida son bloques de hormigón conocidos como New Jersey y que habitualmente es fácil encontrar en otro tipo de vías como autopistas o autovías, no calzadas en calles céntricas de una ciudad.

El motivo de esta intervención es adecuar la avenida de Primo de Rivera a las condiciones necesarias para la construcción del carril bici metropolitano.
El objetivo de esta intervención es poder ampliar la actual plataforma para crear espacio y que pueda discurrir también el tramo de vía ciclable que conectará el puente de A Pasaxe con La Marina.
Las quejas por la nueva mediana en Primo de Rivera no son las primeras que acompañan al proyecto del carril bici metropolitano en esta avenida. De hecho, hace algunos meses hubo colectivos ecologistas que llevaron a cabo protestas ante la intención del Gobierno municipal de eliminar los árboles que hay en la acera cercana al puerto.

En esta ocasión desde María Pita se rectificó y se anunció que se mantendrían los ejemplares, una decisión que fue aplaudida después del rechazo inicial.
Precisamente a esta cuestión también hizo referencia Xulio Ferreiro, quien reconoció que alcanzar el equilibrio “é complicado” con varias cuestiones sobre la mesa. Así, explicó que por un lado hay que tener en cuenta que se tienen que mantener los árboles actuales, que hay que habilitar espacio para el carril bici metropolitano y todo debe compatibilizarse con una mediana.
Además de ello, el alcalde hizo referencia en varias ocasiones a la relevancia de las condiciones de seguridad para la circulación. En este sentido, aseguró que “é importante que os veciños circulen con seguridade e non terminen caendo un escalón para abaixo por culpa de que a mediana non é suficiente”.

A modo de conclusión, Xulio Ferreiro aseveró que “son moitas cuestións, ninguna perfecta e intentaremos que a solución sexa a mellor posible”.
Estas palabras denotan que a la nueva mediana de la avenida de Primo de Rivera le espera un futuro incierto ya que el hecho de no convencer al Gobierno local, que ha sido el encargado de llevar a cabo la intervención, hace presagiar que, una vez que el espacio quede definidido, si existen mejores opciones que la elegida en primer lugar se busque una modificación.
Esta falta de convencimiento por parte del equipo de gobierno unida al fuerte rechazo que ha creado entre los vecinos y comerciantes de la avenida de Primo de Rivera suponen una combinación casi perfecta para que se busque otro camino.

Alfonso Molina
La diferencia entre la solución adoptada para Primo de Rivera contrasta por completo con lo promulgado por el Gobierno local para la avenida de Alfonso Molina.
En este lugar insistieron en la necesidad de “humanizar” la vía y reclamaron al Ministerio de Fomento la apuesta por soluciones de poco impacto visual y a poder ser dando prioridad a elementos vegetales.

La Marea ya medita cambiar la mediana recién colocada en Primo de Rivera