El acusado de apuñalar a su pareja asegura que solo quería suicidarse

Copia de El Ideal Gallego-2017-04-28-007-b06feeae
|

Fue hace en abril de 2016 cuando tuvieron lugar los hechos que se comenzaron a juzgar ayer en la sección primera de la Audiencia Provincial: J.A.N.T. está acusado de tratar de matar a su pareja con un cuchillo en un ataque de celos, delito por el que la Fiscalía pide nueve años de prisión. Él lo niega  y asegura que solo  empuñó el cuchillo para amenazar con matarse, colocándoselo en el pecho. La víctima, por su parte, declaró que le había atacado repetidas veces, pero que no creía que se enterara de que loe la había infligido una pequeña puñalada en el abdomen. “Parecía como que se le metió el diablo dentro”, aseguró la mujer, de origen sudamericano. 
El acusado, que pasó en prisión cinco años por otro delito de violencia de género y condenado por quebrantamiento de condena fue el primero en declarar. Todo ocurrió cuando estaban la cocina de la casa de una señora impedida para la que ella trabajaba como interna. Ella recibió unos mensajes a través del móvil Cuando se lo arrebató, los leyó: “Se wasapeaba con un tío de Santo Domingo que le decía que le iba a sacar la leche, que le esperaba en la cama”.   
Atrapado en la casa 
Inmediatamente estalló la discusión. Él asegura que cogió el cuchillo (de 19 centímetros de largo) y lo apoyó contra su pecho al tiempo que gritaba: “Yo me mato, me suicido”. Entonces ella habría tratado de evitarlo y él la empujó. El acusado es de muy baja estatura y la mujer pesa más que él, pero afirma que la  apartó y que creía que entonces podría haberle provocado un corte. Tras apoderarse definitivamente del móvil, dejó de prestar atención a la víctima, que escapó a la calle cerrando tras de sí la puerta con llave, y dejándolo atrapado en la casa con la mujer impedida.
La versión de la víctima es muy distinta. Asegura que primero le había amenazado con un cuchillo pequeño en el cuello y luego, con el grande le había lanzado varias puñaladas para intimidarla y que le diera el móvil. Una le alcanzó en el abdomen. “¿Ahora como yo me hago? ¡Llévame al Hospital!”, le gritó. Pero el parecía centrado en el móvil así que decidió escapar a la calle. 
Una vez allí, pidió auxilio a unos transeúntes que alertaron a la Policía. Los patrulleros subieron al piso de la avenida de A Sardiñeira y abrieron con las llaves que les había dejado la mujer la puerta. Los policías sospechan que él había corrido el cerrojo para darle tiempo a limpiar los cuchillos y el suelo, aunque se le pasaron algunas gotas junto al fregadero. “Repetía que le había sido infiel y nos dio el móvil para que miráramos los mensajes”, recordó una gente. También declararon amigos suyos que afirmaron que la dominante en la relación era ella. El acusado no dejó de hacer aspavientos y persignarse cuando escuchaba declaraciones que contradecían su versión, hasta el punto que el juez amenazó con expulsarlo. l

El acusado de apuñalar a su pareja asegura que solo quería suicidarse