Otro empate sin sentido

|

El Deportivo sumó su décimo cuarto empate en esta Liga y, una vez más, mereció ganar con holgura a tenor de las ocasiones de las que dispuso.
Tras unos primeros compases en los que ambos conjuntos se tomaron las medias y se acostumbraron a la pesada noche, lluviosa y fría, comenzaron las jugadas de ataque. El Depor, como no podía ser de otra forma, llevaba el peso del partido y se encontró rápido con el gol.
A la salida de un córner, tras una jugada a balón parado, Álex Bergantiños marcaba de cabeza entre el desconcierto de la defensa sevillana, que había presenciado una especie de ‘baile’ de Fayçal acompañando a Lucas en el lanzamiento desde la esquina.
Poco duró la alegría en casa del Depor. En el 19, solo cinco minutos después, marcaba Musonda en una jugada de ataque muy rápida, con una apertura a la banda y un centro al corazón del área donde los medios herculinos no conseguían frenar al joven jugador cedido por el Chelsea. El partido nacía de nuevo y otra vez se iba a por él el equipo coruñés. En el 29 los gallegos comenzaban un nuevo repertorio de ocasiones. Luis Alberto, Lucas y Cani, un minuto tras otros, disponían de tres disparos muy claros para conseguir romper el empate. La suerte era esquiva y el balón era despejado por Adán en todas las acciones.
Le sonrió la fortuna a los béticos en el minuto 37. Una falta a un metro de la frontal, escorada hacia la izquierda del ataque bético, era tocada por Rubén y lanzada por Vargas para establecer el 1-2. El balón se iba al lado de una barrera con toda la pinta de estar mal colocada y Lux no llegaba para detener el tanto visitante.
La realidad de la primera parte era tan dura como evidente. Ocho disparos del Depor, un gol. Dos del Betis, un par de dianas. Seis córners botados por ninguno de los hispalenses. El equipo coruñés podría haberse ido al descanso ganando por 4-2 tranquilamente, pero al intermedio se llegaba con el 1-2 campeando en el electrónico de Riazor.
La segunda vuelta comenzaba con Luis Alberto probando fortuna con un lanzamiento lejano. En la siguiente jugada, con el minuto 50 cumplido, el equipo deportivista conseguía el empate. Tras una gran jugada colectiva, Cani servía a Fernando Navarro, que centraba desde la banda. Lucas, delante del portero, no era capaz de marcar y la pelota salía desviada, pero Fayçal Fajr, cerca del palo, conseguía empujar la pelota para anotar el tanto del empate.
El Depor siguió intentándolo, sobre todo con disparos de Luis Alberto y acciones de Lucas Pérez. Era un monólogo blanquiazul mientras que los andaluces se dedicaban a defender y a esperar una contra. En el minuto 60 los verdiblancos dispusieron de una oportunidad con un lanzamiento que se iba alto. El Depor volvía a tomar el mando.
Adán tenía que estirarse y mandar a córner en el minuto 66 un centro envenenado. En el 69 Lucas Pérez recibía de Fede Cartabia en una posición franca para marcar, con el portero batido, pero Vargas salvaba sobre la línea de gol. Increíble. El Depor seguía acosando pero los goles no hacían acto de presencia correspondiendo a los méritos de los coruñeses.
En el 74 Fayçal ensayaba de nuevo con un disparo que se marchaba un poco elevado. En la siguiente acción Lucas marcaba pero el tanto no subía al marcador por fuera de juego. Los dos protagonistas volvieron a gozar de sendas oportunidades dos minutos más tarde pero también resultaron infructuosas.
En el 82 el de Monelos volvía a chutar desde la frontal, deteniendo el esférico Adán. El Betis no renunciaba al ataque y tenía su oportunidad en un envenenado disparo de Rubén Castro que se marchaba fuera por poco. Respondió el Depor con un testarazo de cabeza de Oriol Riera que el meta bético mandó fuera con la ayuda del larguero.
El encuentro llegó al final con la sensación de casi siempre. El equipo mereció más, pero se tuvo que conformar una vez más con un solo punto.

Otro empate sin sentido