Negreira ofrece terrenos a cambio de la supervivencia de la Fábrica de Armas

el comitã© de empresa se reuniã³ en marã­a pita con representantes del gobierno local apenas unas horas despuã©s del anuncio del cierre de la planta coruã±esa susy suã¡rez
|

El objetivo es claro y el tiempo escaso. En apenas treinta días se luchará en un frente común para conseguir el mantenimiento de la Fábrica de Armas y los puestos de trabajo de sus 172 empleados. La alianza de fuerzas se pactaba ayer en una reunión en el palacio de María Pita a la que acudía el comité de empresa de Santa Bárbara Sistemas y el alcalde, Carlos Negreira.

Después de que el pasado jueves la multinacional propietaria de la firma, General Dynamics, anunciara su plan de reestructuración, que incluye el cierre inmediato de la planta de A Coruña, urge ahora el diseño de un plan para evitar el cese de la actividad en Pedralonga.

El alcalde mostraba ayer toda su disposición para conseguir este fin y, en la buena voluntad el gobierno municipal, se incluye “la cesión de terrenos” para la ampliación de la factoría, o “cualquier otro tipo de facilidad para modernizar la fábrica”. “El objetivo es no perder la Fábrica de Armas”, puntualizaba el alcalde, tras su reunión con los trabajadores. Así pues, Negreira señala que su deseo es que la fábrica continúe donde está y que si es necesario ampliarla, lo haga en su ubicación actual, pero añadía que “si para la viabilidad del empleo industrial se necesita otra cosa, la apoyaremos”.

En el transcurso de dicho encuentro en María Pita, ambas partes parecieron aunar posturas en la lectura que hacen del anuncio de General Dynamics. “Lo que pretenden es el desarme de la industria española de armamento”, argumentaron.

Y es que la empresa comunicó a los trabajadores su intención de cerrar la planta de A Coruña y despedir a casi 1.000 de sus 1.600 empleados en España en una reunión en la que dicha cuestión “no estaba ni en el orden del día”, señala el presidente del comité, Roberto Teixido. Pero la cuestión se agrava, según denuncian los trabajadores, tras la negativa tajante de la empresa a negociar cualquier punto de esta decisión. Además, el cierre de la planta coruñesa se haría de una forma inminente, pues la fecha límite que General Dynamics ha puesto a Santa Bárbara es el próximo 14 de marzo.

Por delante hay apenas 30 días en los que los trabajadores ya han avanzado que lucharán de forma intensa por la continuidad de la factoría de Pedralonga y el mantenimiento del 100% de la plantilla. Desarrollarán un calendario de movilizaciones para trasladar su lucha al conjunto de la población y echarán mano de todos los apoyos institucionales y sociales que les muestren.

 

desarmar la industria

“En este mes hay que conseguir que el cierre no tenga lugar y ampliar el plazo para buscar alternativas viables para el empleo industrial de la Fábrica de Armas”, avanzaba el alcalde, tras mostrar su compromiso con la lucha de los trabajadores. Además, Negreira insistió en que “si la empresa firmó un acuerdo que decía que era viable en 2010, ahora no entendemos que plantee el cierre total, sin diálogo y sin analizar posibles soluciones”.

Desde el Ayuntamiento y el comité de empresa esperan conseguir que la presión institucional y la social consigan frenar los planes de General Dynamics. Plantar cara a este plan de “desmantelamiento” es en lo que emplearán sus fuerzas. Porque dicen que “no se puede permitir lo que se quiere hacer, que no es más que cargarse la industria de Defensa Terrestre española”, argumentaron ambas partes.

El gobierno local y el colectivo de trabajadores entiende que el primer paso de la multinacional es el cierre “sin negociación” de la planta de A Coruña, despedir a casi 1.000 trabajadores y “a los otros seiscientos, ponerlos a remojo”. Esto se traduce en ponerlos bajo las condiciones de un expediente de regulación de empleo al que estarán sujetos entre 2013 y 2016.

Por todo ello, además de buscar el apoyo de las fuerzas municipales y la Xunta, el presidente del comité exigió la implicación del Ministerio de Defensa, por considerarlo “una agresión al Estado”. “General Dynamics ha tomado la decisión sin valorar el calado real y el ministro debe ser consciente de ello. No podemos permitir que acaben con el sector de Defensa”, argumentaba Teixido. El representante de los trabajadores recordaba que “siempre va a haber Fuerzas Armadas” y misiones de paz a las que tengan que desplazarse sus integrantes. “Los solados no pueden ir sin material, no pueden ir a estas misiones con tirachinas”, ironizaba.

 

defensa de la planta

Además, sostienen que el sector es un “innovador tecnológico constante” y defiende, por encima de todos los argumentos de la empresa, la viabilidad de la planta de A Coruña. Teixido recuerda que, “gracias a la lucha que hicimos hace tiempo ha habido una renovación generacional en la fábrica y decenas de nuevos ingenieros que entraron en prácticas están ahora contratados”.

Los trabajadores rechazan el argumentario de que la empresa no es viable e instan a General Dynamics a “replanterase el tema”. Confían en que la presión social y la política, a cuyo apoyo apelan de cara al próximo mes de reivindicaciones, consigan hacer que la empresa eche marca atrás, “como ya lo conseguimos otras veces”, recuerda Teixido. El miércoles se reúnen para diseñar un calendario de movilizaciones y el jueves mantendrán un encuentro con la empresa.

 

Negreira ofrece terrenos a cambio de la supervivencia de la Fábrica de Armas