Un piloto del avión ruso derribado afirma que Turquía no dio ningún aviso

|

El segundo piloto del avión de combate ruso derribado por Turquía aseguró que el caza no entró “ni un segundo” en el espacio aéreo turco y afirmó que, antes del ataque, no recibieron ningún tipo de señal de advertencia, ni visual ni por radio.
La versión del único superviviente del incidente, Konstantin Murahtin, reafirma las críticas de Moscú y se desmarca de las justificaciones de Ankara. El Gobierno turco insistió en que el avión fue derribado tras una violación de la soberanía y reiteradas alertas, mientras que el Ejecutivo ruso llegó a hablar de “provocación planeada”.
Murahtin, evacuado a una base rusa en Siria tras el siniestro, afirmó que no recibieron ninguna advertencia. Asimismo, subrayó que el avión no entró “ni un segundo” en el espacio aéreo turco y explicó que la tripulación se conoce esa zona “como la palma de las manos”.
El piloto descartó que vaya a abandonar las Fuerzas Armadas turcas tras lo ocurrido. “Voy a pedir a nuestro mando que me mantenga en esta base. Tengo una deuda que pagar, por mi comandante”, explicó.
Mientras, Turquía difundió ayer las grabaciones que contienen las numerosas advertencias que las Fuerzas Armadas hicieron a los dos cazas rusos para que abandonaran el espacio aéreo turco antes de derribar uno cerca de la frontera con Siria.
“Cambiad vuestro rumbo”, puede escucharse en el audio. El Gobierno turco aseguró que alertó en 10 ocasiones durante cinco minutos a los dos cazas rusos para que salieran del espacio aéreo y que uno atendió las recomendaciones pero el otro persistió, por lo que fue derribado.
Tanto Turquía como sus aliados de la OTAN afirman que estuvieron al menos 17 segundos en territorio turco.
Por su parte, el ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, reiteró sus “dudas” sobre las circunstancias en que fue derribado un caza ruso en la frontera entre Turquía y Siria y advirtió de que parece más una “provocación planeada” que un “accidente”. El ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, llamó ayer a su homólogo ruso para expresarle sus condolencias por el suceso. Lavrov aseguró que esta llamada es la “prueba” de que “Moscú no está evitando los contactos con Ankara”, a pesar de que las dos partes siguen manteniendo versiones contrapuestas. 
El edificio de la embajada de Turquía en Moscú apareció con daños después de que un grupo de personas tirase huevos y tomates en señal de protesta por el derribo del avión ruso.
Por otro lado, las fuerzas rusas realizaron ayer intensos bombardeos contra zonas controladas por los insurgentes en la provincia de Latakia, en el norte de Siria, cerca del lugar donde Turquía derribó el martes un avión ruso, según informaron los rebeldes y el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.
Al menos doce bombardeos aéreos golpearon la zona rural del norte de la provincia de Latakia mientras las fuerzas progubernamentales se enfrentaban con combatientes del Frente al Nusra, la filial de Al Qaeda en Siria, y con insurgentes turcomanos en las zonas de Jabal Akrad y Jabal Turkman. 
Un comandante turcomano señaló que misiles disparados por buques de guerra rusos en el Mediterráneo también están golpeando la zona, así como intensos disparos de artillería.
Hassan Haj Ali, el líder de Liwa Suqur al Jabal, un grupo rebelde que opera en el oeste de Siria, también dijo que había intensos combates en la zona, con aviones rusos apoyando a las fuerzas pro gubernamentales.

Un piloto del avión ruso derribado afirma que Turquía no dio ningún aviso