Desarrollan drones para salvar especies en riesgo de extinción

Nuninka, Bornean orangutan (Pongo pygmaeus), holds her newborn baby in the enclosure at Usti nad Labem Zoo, Usti nad Labem, Czech Republic January 3, 2017. REUTERS/David W Cerny
|

Un equipo multidisciplinar formado por astrofísicos y ecólogos ha combinado el uso de aviones no tripulados (drones), equipados con cámaras infrarrojas, con técnicas de detección utilizadas para analizar las imágenes astronómicas, con el objetivo de ayudar a la conservación de especies en peligro de extinción, según informa el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC).
El estudio se publicó ayer 6 de febrero en la revista International Journal of Remote Sensing y está liderado por investigadores de la Universidad John Moores de Liverpool (LJMU) y en el que participa el investigador del IAC Johan Knapen. Entre algunas de las capacidades están el seguir rinocerontes, censar lobos grises o encontrar cazadores furtivos.
Así, una parte de la investigación en conservación consiste en vigilar la distribución y densidad de las poblaciones de animales, tarea que generalmente se realiza mediante sondeos sobre el terreno (a pie o en coche), desde el aire con aviones tripulados o desde el espacio usando satélites. En los últimos años, el uso de drones equipados con cámaras permitió abaratar los costes de estos estudios, así como llegar a zonas de difícil acceso.
Hasta ahora, la mayor parte de los estudios con drones ha utilizado cámaras en el rango visible (la luz que detecta del ojo humano), lo que tiene dos limitaciones. Por un lado, según señalaron los responsables de la investigación, estas cámaras son útiles solo durante el día, de forma que no pueden usarse para monitorizar la actividad de un gran número de especies que son activas por la noche o identificar la caza furtiva.
Por otro lado, explicaron que en el visible todos los objetos tienen un brillo muy similar, lo que dificulta enormemente hacer una separación automática entre los objetos estudiados y todo lo que los rodea. Las cámaras infrarrojas, por el contrario, pueden utilizarse tanto de día como de noche y, además, la diferencia entre la temperatura corporal de los animales y el entorno hace que sus emisiones en el rango infrarrojo térmico estén bien diferenciadas.
Sin embargo, las herramientas de análisis en el rango infrarrojo están menos desarrolladas que en el visible y, de hecho, muchos estudios utilizan técnicas manuales tediosas para la detección e identificación de especies. El estudio usa software libre de detección de fuentes astronómicas para aplicarlo a la detección de seres humanos y diferentes especies de animales. n

Desarrollan drones para salvar especies en riesgo de extinción