La subasta de Novagalicia entra en su recta final con la banca como favorita

Fachada de Novagalicia Banco
|

La subasta de Novagalicia entrará mañana en su recta final en cuanto el FROB -el fondo de rescate español- reciba las ofertas vinculantes de los bancos y fondos de inversión extranjeros interesados en hacerse con el grupo gallego.

A partir de entonces, el organismo deberá evaluar las ofertas y si encuentra una un 50 % mejor que las otras o que supere en al menos 200 millones la anterior podrá designar un ganador.

Por el contrario, si las propuestas de los compradores son muy similares, el FROB ya ha anunciado que les dará opción para que las mejoren en cuestión de días, con el objetivo de designar un vencedor, si es posible antes de que termine el año.

A pesar del apoyo que en un primer momento tuvieron públicamente en Galicia los fondos de inversión, los principales bancos españoles alertaron del riesgo de que un comprador de este tipo se hiciera con la entidad nacionalizada y buscara un rendimiento a corto plazo.

Para evitar esta situación, que tarde o temprano pondría en peligro el futuro de la entidad financiera, el Banco de España exige a los fondos interesados que se comprometan expresamente a mantener su participación en Novagalicia al menos cinco años y creen un colchón de entre 700 y 800 millones para afrontar imprevistos.

Este exigente requisito, a juicio de los expertos, es el que hace que los bancos partan como favoritos para adquirir el grupo gallego.

Según comunicó el pasado jueves el FROB a las entidades interesadas, Novagalicia cuenta con 2.350 millones en activos fiscales diferidos (DTA por sus siglas en inglés) que el ganador podrá computar como capital.

Esto se explica porque el Estado garantiza al comprador que podrá compensar esa cantidad en un plazo de hasta 18 años con los beneficios que vaya generando o, de lo contrario, recibirá deuda publica.

Pero además, según las mismas fuentes consultadas por Efe, Novagalicia suma unos 2.000 millones más en DTA aún sin activar y que, dependiendo de la capacidad del vencedor de la subasta para generar resultados, podrá aprovechar en mayor o menor medida.

Esto es lo que hace la compra de Novagalicia más atractiva para los grandes bancos españoles.

En total son cuatro las entidades bancarias que se han mostrado interesadas en quedarse con el banco gallego (Santander, BBVA, CaixaBank y el venezolano Banesco), así como varios fondos de inversión, entre ellos Guggenheim, JC Flowers, Wilbuir Ross y Anchorage.

Pero fuentes del sector financiero coinciden desde hace días en que el interés de Santander es menor que el de BBVA y la propuesta del venezolano Banesco podría ser menos atractiva que la de CaixaBank, a priori, el mejor candidato.

No obstante, siempre pueden surgir sorpresas y hasta el último momento no cabe descartar ni una oferta mejor de cualquier otro banco ni la alternativa de los fondos de inversión si son capaces de garantizar su continuidad en la entidad nacionalizada.

La subasta de Novagalicia, cuyo análisis fue encargado a BNP Paribas, marcará además el calendario de la puja de CatalunyaCaixa, que ya ha sido aplazada en dos ocasiones.

La entidad gallega ha generado mayor interés en el mercado que la catalana, lo que ha provocado que el FROB haya acelerado su proceso de venta y, con suerte, puede cambiar de manos este mismo año.

Novagalicia es la marca empleada en sus territorios de mayor implantación por Novacaixagalicia Banco, entidad que nació en 2011 tras la fusión de las dos cajas gallegas, Caixa Galicia y Caixanova.

Fuera del territorio gallego, el grupo operaba bajo la marca EVO Banco, que vendió al fondo estadounidense Apollo por 60 millones.

Novagalicia, que ha recibido 9.052 millones de fondos públicos y ha necesitado 802 millones del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), ha adelgazado su red un 35,6 %, hasta 592 sucursales y una plantilla de 4.446 trabajadores.

La subasta de Novagalicia entra en su recta final con la banca como favorita