Pescanova acepta dejar fuera a Damm y alcanza un acuerdo con los bancos

16 abril 2013 página 30 / 18 abril 2013 / 14 mayo 2013 página 33 / 31 mayo 2013 página 35 / 08 junio 2013 página 38 / 15 agosto 2013 página 33 / 24 agosto 2013 página 36 / 24 septiembre 2013 página 32 / 12
|

El consejo de Pescanova ha aceptado reconocer una deuda con la banca de mil millones de euros y que la cervecera Damm, accionista de la pesquera, quede fuera del convenio de acreedores que este mismo lunes presentará la banca en el juzgado de Pontevedra, indicaron a Efe fuentes del proceso.
Con este reconocimiento, la banca logra recuperar las posiciones iniciales que había pactado con la propia Damm antes de que esta presentara al juzgado una propuesta en la que se rebajaban en 300 millones ese reconocimiento de la deuda.
Una actuación que supuso que la banca acreedora rechazara de lleno el convenio de acreedores y acusara a Damm de haberla “engañado”.
Este acuerdo alcanzado ayer entre Pescanova y el G-7, los bancos que han liderado el proceso de renegociación, se produjo después de la intermediación de los consejeros independientes de Pescanova, que sondearon a la banca a través de KMPG sobre si estaría dispuesta a sumarse a un convenio de acreedores que no contara con la presencia de Damm.
La banca española y portuguesa (que supone cerca del 45% de los acreedores) no apoyaba el convenio de acreedores presentado por Damm y Luxempart porque consideraban que no era lo que pactaron previamente y que se han modificado condiciones que le perjudican.
Los consejeros intervinieron para lograr sacar adelante un convenio de acreedores que contara con las suficientes adhesiones, ya que el plan necesita el apoyo de la mitad más uno de la masa acreedora para que pueda tener viabilidad, algo que Damm no lograba.
Contrarias a la propuesta de Damm, las entidades financieras seguían trabajando hasta ahora en su proyecto alternativo, que suponía rescatar Pescanova en la fase de liquidación y acometer su reestructuración, tanto de las filiales españolas como las extranjeras.
Una reestructuración que supondría un menor tamaño del grupo pesquero en relación con el que tenía hace unos años.
Horas antes de conocerse el acuerdo, el conselleiro de Economía e Industria, Francisco Conde, había asegurado que no contemplaba la hipótesis de la liquidación de Pescanova, en cuyo caso, matizó, tampoco supondría “el fin” de la compañía.
Conde señaló que de producirse la liquidación “habría que seguir aplicando la normativa”, es decir, la ley concursal, que establece “las condiciones adecuadas para garantizar la viabilidad” de la pesquera.
Por su parte, la secretaria comarcal de CCOO en Vigo, Amelia Pérez, exigió la “implicación directa” en Pescanova por parte de la Xunta al tratarse de una “empresa estratégica” para Galicia. Recalcó que para el sindicato es “irrenunciable” que la multinacional pesquera permanezca en Galicia y que se mantengan los puestos de trabajo.

Pescanova acepta dejar fuera a Damm y alcanza un acuerdo con los bancos