La confrontación se adueña del pleno sobre los cambios de competencias

La sesión estuvo marcada por un ambiente crispado y los cruces de acusaciones | patricia g. fraga
|

El pleno extraordinario solicitado por el Partido Popular para que la Marea explicase los recientes cambios de competencias dentro del equipo de gobierno derivó en un debate bronco en el que las críticas de los grupos de la oposición hacia la gestión del Gobierno local, las próximas elecciones municipales y las tramas de corrupción, se convirtieron en los temas centrales.

Las pocas razones aportadas por el alcalde, Xulio Ferreiro, fueron que se realizó una evaluación y se decidió repartir “a carga de traballo”. Eso, además de que Rocío Fraga, quien asumió Seguridad Ciudadana, venía colaborando con la Policía Local en el Programa para la Identificación Policial Eficaz y ahora podrá seguir incidiendo en esa línea de trabajo.

Mientras, Alberto Lema adquirió Contratación porque según Ferreiro se quiere dar promoción a este apartado a través del área de Empleo. Además, el regidor afirmó que el cambio en el proceder para la tramitación de licencias apenas se notó y que en ningún caso se hizo con la intención de ocultar información al resto de formaciones.

Corrupción
Estas pocas explicaciones fueron las que dedicó el regidor al tema que motivó el pleno, mientras que en el resto de su tiempo se dedicó a comparar datos de gestión y cambios de delegaciones entre su mandato y el de Carlos Negreira, y a recordar a los concejales del PP los casos de corrupción con los que se ha vinculado a la formación tanto en la ciudad como en el resto de España. “A dar leccións, señora Gallego, a Soto del Real”, llegó a decirle Xulio Ferreiro a la portavoz popular en referencia al centro penitenciario.

Por su parte, el Partido Popular y el Partido Socialista centraron sus alegatos en criticar la gestión que el actual equipo de gobierno está llevando a cabo. La parálisis y la falta de transparencia de la Marea fueron los aspectos más recurrentes.

Además, ambos coincidieron en defender que el traspaso de competencias que el alcalde hizo a Rocío Fraga fue con el objetivo de que las críticas en esta área, como las referentes a la presencia de okupas en la Comandancia de Obras, o el aumento de los robos y de los problemas relacionados con las drogas, no se dirijan directamente al alcalde.


El PP y el PSOE defendieron la importancia de que se diesen las explicaciones oportunas sobre los cambios de competencias, mientras que Ferreiro aseguró que el pleno era un “exercicio de cinismo” y que se quería “facer pasar por graves cuestións normais”.

Enfrentamientos
La bronca más seria tuvo lugar entre el regidor y ediles del PP al pedirles que mantuviesen silencio, aunque el ambiente estuvo caldeado desde el principio. Ferreiro también acusó al Partido Popular de organizar el pleno con fines electoralistas de cara a las municipales de dentro de dos años, tesis también apuntada por Avia Veira, portavoz del BNG.

El portavoz socialista, José Manuel García, no dejó pasar la ocasión para recordar que considera que la Marea incumplió algunos acuerdos que ambas formaciones pactaron con motivo del pleno del lunes, en el que el presupuesto quedó aprobado solo con el apoyo del PSOE.

Algo similar piensa García que sucedió en el consejo de administración de Emvsa, empresa municipal de vivienda. El líder socialista desveló que mantuvo contactos con el concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela, pero que la interpretación del Gobierno local no coincidió con lo pactado en algunos casos.

Al contrario del resto de formaciones, el BNG prefirió que otros se llevasen el protagonismo al considerar que la sesión estaba fuera de lugar.

“A única fin é dar un novo espectáculo público, o asunto non da para máis”, aseguró Avia Veira, quien defendió que las atribuciones estaban hechas de acuerdo a lo estipulado por la legalidad.

La confrontación se adueña del pleno sobre los cambios de competencias