El letrado de Porto acusa a los policías de cambiar de testimonio ante el juez

Aranguren responde a las preguntas de los periodistas ante los juzgados compostelanos efe
|

José Luis Gutiérrez Aranguren, el abogado que representa a Rosario Porto, la madre de la niña hallada muerta en septiembre, denunció ayer la existencia de una “mano negra” que provoca cambios en las versiones de los testigos y lleva a que la instrucción del crimen sea “una tomadura de pelo”.
Este letrado, tras asistir a la declaración de tres policías nacionales, denunció que los agentes modificaron su versión de los hechos, toda vez que se presionó previamente al testigo que dijo haber visto a Asunta a las 19.20 horas del día en el que desapareció en la calle República del Salvador de la capital gallega.
Aranguren se mostró convencido de que los efectivos también pudieron sufrir estas presiones, y por ello el policía que habló con el testigo dice que este no le contó que había visto a Asunta, sino a una niña china, mientras otro agente dice que en el oficio transcribió “literalmente” lo que su compañero le contó.
Los abogados de la asociación Clara Campoamor, que ejercen la acusación particular, señalaron que el testimonio de estos dos policías, así como del agente que acompañó a Rosario Porto después de que esta interpusiese la denuncia, fueron claros.
Rechazaron, así, contradicciones en unos testimonios absolutamente “claros y concretos” e indicaron que el testigo aclaró que había visto a una niña china.

Detalles relevantes
Aranguren se mantuvo en que “una mano negra” o “algo por detrás” está haciendo “que se modifiquen declaraciones” en “detalles relevantes” y añadió que esto se da en “aquello que se desvía del juicio apriorístico por parte de los investigadores”. Es “objeto de cuestionamiento, aunque sea a base de presionar o de hacer indicaciones de mando a mando superior”.
Así, recriminó que se presionó al testigo para cambiar su declaración, “con total seguridad”, porque él no tenía “ningún género de dudas” y ahora incluso los policías “dicen que también él dijo otra cosa”.
La investigación, agregó, está “mal empezada” y “se nos está tomando un poco el pelo. Hay cosas que no tienen una explicación lógica ni razonable. Cada uno cuenta la historia como le dijeron que tenía que contarla”.
Aranguren insistió en defender la inocencia de su patrocinada y pidió su libertad, por razones humanitarias y de salud, al resquebrajarse su estado físico y resentirse su situación anímica.
Del hombre cuyo semen apareció en la camiseta de la niña, afirmó que acudirá a declarar mañana como imputado, “en principio por homicidio”, y evidenció que quienes dicen que no estuvo en Galicia son “él, su hermana y su pareja”.
Además, puntualizó que la Guardia Civil sostiene que no hubo contaminación en el laboratorio de Madrid, que no fue una transferencia accidental, y arremetió contra las definiciones que recibió este hallazgo, principalmente la de “fluidos orgánicos”, que no deja de ser un “eufemismo” porque era esperma.

Ley del Jurado
El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia confirmó esta nueva comparecencia de la Ley del Jurado, –en la que no estarán presentes los acusados–, y apuntó que la citación es en calidad de imputado, pero la imputación formal se decidirá en el marco de dicha comparecencia.
Asunta, de 12 años, falleció el 21 de septiembre tras ser drogada y asfixiada, y su cuerpo fue localizado por dos viandantes el día 22 en una pista forestal del municipio coruñés de Teo.
Sus padres, la abogada Rosario Porto y el periodista Alfonso Basterra, son los únicos imputados por la presunta comisión de un delito de asesinato. Están en el penal coruñés de Teixeiro desde el 27 de septiembre en régimen de prisión provisional comunicada y sin fianza. n

El letrado de Porto acusa a los policías de cambiar de testimonio ante el juez