Dos accidentes colapsan de nuevo la entrada a la ciudad a primera hora

|

Los accesos a la ciudad fueron ayer una ratonera para decenas de conductores que se quedaron atrapados en un atasco a primera hora de la mañana. De nuevo, como suele ser habitual, un accidente fue el detonante de una situación que se repite con frecuencia en la principal vía de entrada. 
Alrededor de la nueve menos veinte, en plena hora punta de conductores de camino al trabajo y padres llevando a sus hijos al colegio, se produjo un accidente en la confluencia de Primo de Rivera con Linares Rivas. Según informó la Policía Local, un ciclista pasaba al lado de un vehículo cuando uno de los pasajeros abrió la puerta para bajar del coche y le golpeó. R.S.D., de cuarenta años, resultó herido leve y tuvo que ser atendido por el 061 en el mismo punto del incidente. Una ambulancia lo llevó con posterioridad al hospital Modelo.
Este suceso provocó complicaciones en la circulación, que se agravaron hasta llegar al colapso  apenas un par de minutos después, cuando la avería de un coche dejaba inutilizado el carril derecho de Linares Rivas.
Fue a la altura de la plaza de Ourense donde el vehículo, que  según indicaron desde la sala del 092 echaba humo, se quedó parado en medio del carril y provocó una mancha en la calzada. 
Los bomberos tuvieron que desplazarse hasta la zona para limpiarla, unas labores que obligaron a cortar el tráfico durante más de media hora. El vehículo averiado, por su parte, fue retirado pasadas las nueve de la mañana.
El colapso a esa hora ya era total. Las colas de coches que no podían avanzar o lo hacían muy lentamente comenzaba en la plaza de Ourense y llegaban a Alfonso Molina. Todo Linares Rivas estaba cubierto de hileras de coches que aumentaban en longitud a medida que avanzaban los minutos. Tanto es así, que aquellos que entraban en A Coruña se encontraban con el atasco ya a la altura de la ronda de Outeiro.
La circulación quedó normalizada alrededor de las nueve y media de la mañana.

Dos accidentes colapsan de nuevo la entrada a la ciudad a primera hora