Torres & Sáez cierra, después de 85 años, su simbólica tienda de Linares Rivas

|

El Ideal Gallego-2011-05-20-017-090a3deam. pérez > a coruña
  Torres & Sáez dice adiós. El que probablemente sea el establecimiento más emblemático de la avenida de Linares Rivas inició ayer una liquidación por cierre. Pese a que se pueda pensar que la actual situación económica es la causa por la que se pone fin a la actividad de una tienda histórica, el responsable del negocio, Enrique Sáez, explicó ayer que se debe a un cambio en la política de la empresa. El motivo de la clausura tiene que ver con la evolución del propio grupo al que pertenece, que paulatinamente se ha ido orientando cada vez más hacia la distribución de productos para profesionales y empresas, en lugar de servir a particulares. Así, en los últimos 15 años, la firma se ha ido encaminando hacia productos siderúrgicos, de suministro industrial, ferretería profesional, menaje para hostelería y por mayor, por lo que la oferta del céntrico comercio queda fuera de su futuro próximo. De hecho, tal y como explica la propia entidad en un comunicado remitido ayer, la de Linares Rivas era la única tienda orientada al consumidor particular que quedaba.
Torres & Sáez es un conjunto de empresas que facturó el año pasado más de 36 millones de euros y continuará atendiendo a sus clientes desde su almacén del polígono de A Grela y en sus dependecias de Pocomaco, en donde ocupa la nave más grande de este polígono. La firma está asentada también en Vigo, O Porriño, Lugo o Barcelona.

El Ideal Gallego-2011-05-20-017-090ab0c0Museo > De esta manera, la trastienda de Linares Rivas –un local del que Torres & Sáez es arrendatario–, se convertirá en una especie de pequeño museo durante el proceso de cierre.
El establecimiento, que se abrió el 1 de enero de 1926, ocupa el bajo de un edificio diseñado por el arquitecto Leoncio Bescansa y contó desde sus inicios con un almacén mayorista de productos siderúrgicos situado en la parte posterior –la que da a la plaza de Vigo– . Las naves industriales han venido a sustituir al viejo almacén, que muchos coruñeses recuerdan con nitidez.
Los que visiten el local podrán ahora ver parte del material histórico que conserva la empresa y unos paneles en los que se explica su trayectoria, iniciada en 1897. Se exhibirán además los antiguos libros de contabilidad y otros elementos que se han ido recopilando a través de los casi 115 años de historia.
Por todas estas connotaciones, tanto históricas como emocionales, Sáez aclaró ayer que le resulta “duro” tomar la decisión de cerrar el establecimiento, pero el rumbo que ha tomado el negocio obliga a hacerlo. Recordó además que se trata del lugar donde sus antepasados han trabajado día a día y al que su familia ha estado siempre vinculada personalmente.

Torres & Sáez cierra, después de 85 años, su simbólica tienda de Linares Rivas