El mundo suma 4,24 millones de casos y se acerca a los 300.000 muertos

Personal sanitario ecuatoriano atiende a una persona que yace en el suelo | efe
|

La Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó más de 4,24 millones de casos de Covid-19 en todo el planeta, mientras que los fallecidos ascienden a 294.046, de acuerdo con las estadísticas del organismo con sede en Ginebra. 

La cifra de nuevos casos diarios sigue estabilizada desde hace más de un mes en alrededor de 80.000 contagios, mientras que la gráfica de fallecidos, con muchos altibajos, parece tendente a la baja, con unas 4.000 muertes por jornada. 

América se consolida como la región más afectada por la pandemia, con 1,81 millones de casos, tras superar esta semana los contagios de Europa, ahora 1,8 millones. 

Regiones
Otras regiones del mundo, como África, el Sureste asiático u Oriente Medio tienen cifras más bajas, de entre 50.000 y 300.000 casos, aunque sus gráficas de nuevos casos siguen en alza, mientras que en el continente americano y el europeo la epidemia parece remitir lentamente. 

Estados Unidos, Rusia, Reino Unido y España, por este orden, son los países con mayor número de casos, de acuerdo con las cifras de la OMS. 

Los pacientes recuperados en el planeta superan los 1,6 millones, más de un tercio del total, mientras que siguen en estado grave alrededor de 45.000, un 2 % de los pacientes activos..

Suicidos y trastornos 
La OMS también advirtió de las consecuencias para la salud mental que está teniendo el coronavirus en el mundo y las que va a tener en el futuro, con un posible aumento de suicidios y de trastornos, e instó a los gobiernos a no dejar de lado la atención psicológica. 

“La situación actual, con aislamiento, miedo, incertidumbre y crisis económica, puede causar trastornos psicológicos”, advirtió en una rueda de prensa digital Dévora Kestel, directora del Departamento de Salud Mental y Abuso de Sustancias de la OMS. 

Este organismo considera probable “un aumento a largo plazo del número y la severidad de los problemas de salud mental” por el “sufrimiento inmenso de cientos de millones de personas” y los costes económicos y sociales a largo plazo para la población. 

Pese al riesgo, y probablemente debido a la magnitud de la crisis, las necesidades en salud mental “no están recibiendo la atención que requieren”, algo que se agudiza por la falta de inversión y prevención en este terreno antes de la llegada de la pandemia. 

Mayor riesgo
Los grupos en mayor riesgo, señala Kestel, son “los sanitarios y personal de primera respuesta, con la ansiedad y estrés que están viviendo, niños y adolescentes, mujeres con riesgo de violencia doméstica, los mayores, por el riesgo de ser infectados, personas con condiciones mentales preexistentes u otras enfermedades, que tiene más difícil seguir recibiendo tratamiento”. 

Aunque la del Covid-19 es una crisis de salud física, apunta, “el impacto en la salud mental es significativo y podría generar mayores dificultades si no se le hace frente correctamente”. 

Por ello, la OMS insta a los países a no desatender este tipo de atención, estudiar las necesidades de todos los sectores y garantizar que el apoyo psicológico está disponible como parte de los servicios esenciales. 

Virus endémico 
El organismo también alertó ayer de que el nuevo coronavirus “podría no irse nunca” y “convertirse en otro virus endémico, como el VIH”.
El director de Emergencias Sanitarias de la OMS, Mike Ryan, indicó la necesidad de mostrarse “realista” ante esta situación, pues “nadie puede predecir si esta enfermedad desaparecerá o no”.

Ejemplificó la situación del nuevo coronavirus con la del VIH o el sarampión, presentes a día de hoy y, en el caso del VIH, con el que miles de personas en todo el mundo conviven.No obstante, y pese a que Ryan considera que no es prudente generar expectativas sobre cuándo se pondrá fin a la enfermedad, señaló que una vacuna ofrece “una oportunidad”, pero tiene “que ser altamente efectiva y estar disponible para todo el mundo”.

Ryan compareció junto al secretario general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus y la epidemióloga de enfermedades infecciosas de la OMS, la doctora Maria Van Kerkhove.

El especialista también fue cuestionado acerca de los ataques a los que trabajadores de la salud y algunas minorías están siendo víctimas en muchas partes del planeta desde que comenzó la pandemia y achacó los mismos a la ignorancia y la falta de información y educación de la población.

El mundo suma 4,24 millones de casos y se acerca a los 300.000 muertos