El día en que el Chuac dio las citas a ciegas

Iglesias, Verdes y López, durante la jornada para futuros residentes javier alborés
|

Es muy habitual que un médico dé cita a un paciente, pero nunca es a ciegas. A los doctores les gusta saber a qué atenerse con las personas que están a su cuidado, pero pueden hacer una excepción con los futuros residentes, como se pudo comprobar ayer en el salón de actos del Complejo Hospitalario Universitario (Chuac).

Ninguno de los profesionales que vestía batas blancas conocía a los aspirantes y por eso el gerente, el doctor Luis Verdes, comparó la primera jornada de puertas abiertas para futuros residentes con una cita a ciegas.

En realidad, el Chuac lleva muchos años formando nuevas generaciones de médicos, dada su condición de hospital universitario, pero hasta ahora, los residentes entraban en contacto con los departamentos de una manera más individual. Ayer fue la primera vez que se organizó una jornada especialmente para ellos, en la que intervino la presidenta de la comisión de docencia de distrito hospitalario, Rosario López, y la del área Sanitaria, Cristina Iglesias.
Ambas explicaron a los jóvenes del auditorio la larga tradición del centro hospitalario, hasta los remotos años 70 hasta la actualidad, en la que cuentan con los últimos avances tecnológicos.


Tradición docente
“Este es un hospital tradicionalmente docente y de primer nivel, que apuesta por la innovación”, aseguró Iglesias, que recordó que el Chuac cuenta con un Centro Tecnológico de Innovación y que a los médicos en ciernes “les chifla Urgencias”.

Pero lo cierto es que, pese a lo que diga Verdes, pocos de estos venían al acto a ciegas. Antía Dosil, por ejemplo, opta a una de las cinco plazas de medicina comunitaria “dudaba con Pediatría, pero no me gustan demasiado los niños”.

Por su parte, Alba Pazos Sanxenxo, comenta que “con suerte”, hará Traumatología. “Quiero hacer la residencia en Galicia y me han dicho que el Chuac es una buena opción”.

El día en que el Chuac dio las citas a ciegas