Condenada a nueve meses por una amenaza de bomba

|

Una teleoperadora de una clínica de Arteixo ha sido condenada por la amenaza de bomba que efectuó en 2009 desde su centro de trabajo, y dirigida al consistorio y el centro cívico. Aunque la acusada lo negaba, la empresa corroboró que la semana en la que se produjo la llamada a la Guardia Civil, se le había comunicado su despido.

En la centralita del cuartel quedó registrada en octubre de ese año una llamada en la que su autora decía: “Soy del ejército guerrilleiro y hemos puesto dos bombas, una en el ayuntamiento y otra en el centro cívico” de Arteixo.

La Guardia Civil desalojó los dos inmuebles municipales para cerciorarse de que era una falsa alarma. Poco después, identificaron el lugar de la llamada y a la persona que la había realizado.

La magistrada condena a la mujer a nueve meses de prisión por un delito de desorden público, una condena que la jueza sustenta en el hecho de que varias compañeras confirmaron que a la hora en la que se produjo la llamada, la autora estaba en la sala y no había salido.

Otra empleada señaló que la acusada había llamado desde el teléfono desde el que se produjo la amenaza, pero no llegó a escuchar lo que decía.

 

Condenada a nueve meses por una amenaza de bomba