La Policía cree que el fallecido en San Cristóbal das Viñas encubrió a su asesino

El Ideal Gallego-2014-01-21-009-b0818074

Cuando, el 17 de julio de 2012, una ambulancia recogió en un descampado de San Cristóbal das Viñas al hombre que había llamado para pedir auxilio después de ser acuchillado, el herido apenas dio una descripción de su agresor. En el traslado al hospital, donde fallecería dos días después a consecuencia de la lesión, apenas atisbó a decir que habían sido “dos personas” las que habían intentado robarle, pero no aportó más señas.
La Policía, no obstante, desconfió de esta versión, tal como corroboró ayer el inspector jefe de grupo de Delincuencia Organizada y Violenta del 091, que prestó declaración ante un jurado popular en el juicio que se sigue contra un amigo de la víctima, acusado de su muerte. Como observó el instructor, el herido llevaba consigo la cartera cuando fue recogido por los sanitarios y su actitud hacía pensar que podía estar encubriendo al agresor. “ Se le notaba que no quería acusar, no quería dar datos ni descripciones”, recordó.

por omisión
Semanas más tarde, los investigadores descubrirían la identidad del hombre que hasta unos minutos antes había estado con el fallecido. Se trata un viejo conocido de la Policía, con numerosos antecedentes por robos, que en su día pasó un decenio entre rejas, y que ahora se enfrenta a una petición de condena de entre 12 y 18 años como supuesto autor del crimen.
En un principio, se le tomó declaración por omisión del deber de socorro, después de saberse que acompañaba a la víctima cuando recibió la cuchillada y no pidió ayuda, tal como admitió en su declaración. Sin embargo, las “numerosas contradicciones” en las que incurrió al relatar los hechos llevaron a los investigadores a sospechar que su papel era principal. “Nos extrañó que la víctima no hubiese telefoneado a su amigo”, ejemplificó el inspector, tras exponer que las últimas llamadas desde su móvil eran al 112 y, la anterior, al hombre que hoy ocupa el banquillo, con quien, según confirman varios testigos, había pasado la tarde.

llamadas
La investigación de los contactos telefónicos dio a la Policía un nuevo indicio, tal como resaltó ayer el abogado Manuel Ferreiro, que ejerce la acusación en nombre del hermano del fallecido. Antes de procederse a la detención, el juzgado autorizó escuchas en el teléfono del sospechoso, al que los agentes pudieron escuchar hablar de un crimen en una conversación. Como ayer reprodujo el instructor, fue en una llamada a su hija, donde le decía que iba a ir a prisión por matar a un hombre, si bien es cierto, como subrayó ayer la abogada defensora, que en ella no confesaba la autoría.
La representante legal del acusado quiso destacar también la buena relación que unía a los dos hombres y la falta de móvil que vincularía al acusado con el homicidio, pero su pretensión topó con el magistrado que ejerce de presidente del jurado, que no la dejó seguir. “El móvil es irrelevante a efectos de calificación del delito”, le recriminó.
No obstante, minutos antes, el jefe de la investigación ya había dado alguna pista de los motivos que barajó la Policía: en aquellas fechas, el fallecido tenía dinero, al contrario que el acusado, que ese mes no había cobrado la pensión que percibía. n

La Policía cree que el fallecido en San Cristóbal das Viñas encubrió a su asesino

Te puede interesar