Ocho comparsas sacarán mañana a pasear a la clase política, al Rey y a las preferentes

las comparsas estrenarán por fin los trajes que llevan preparando hace meses quintana
|

Si los de Monte Alto a 100 apuestan siempre por la chaqueta, Os Maracos esperan al último bombazo político para meterlo entre sus letras. Y mientras los Kilomberos llevan zurciendo disfraces de ninfas y duendes desde el mes de octubre, Pantaleón se prepara para hacerle una oda al queso por eso de que es capaz de aplacar los tortazos que vienen del hemiciclo y aminora las penas.

Las ocho comparsas apuntadas en el concurso municipal dentro de la modalidad de letra y música dejarán mañana, a partir de las 19.00 horas, en el Ágora, un poquito de su personalidad. En una cita en la que la retranca vestirá de pajarita y Bárcenas será la pareja de baile de Urdangarín y de Baltar. Una vez que destapen el pastel, las agrupaciones serán las encargadas también de devolver la próxima semana a la calle su sonrisa con el espíritu carnavalesco y la fiesta que les caracteriza. A pesar de que todo está vuelto del revés.

Lo harán a golpe de Rajoy y Rubalcaba, de la prima de riesgo que se dispara y de las preferentes. Para repartir su medicina a todos los que se lo han ganado a pulso. Y si Os Maracos tienen pensado irse de safari, Pantaleón se convertirá en un ejército de odaliscas que dará un pasito a la derecha cuando toque hablar de Rajoy y otro a la izquierda si el que entra en escena es Alfredo Pérez Rubalcaba.

Uno de los integrantes de Os Maracos, Romualdo Irijoa, señalaba que en el caso de su agrupación se darán una vuelta por África ahora que la monarquía está muy tocada: “A ver si cazamos algo”, para espolvorear el auditorio mañana con las tasas de Gallardón y los famosos sobres del PP.

En el caso de Pantaleón, Copi, la autora de las letras, pensó que era el momento de dejar a un lado a los que ocupan su escaño en el Congreso para acudir a la nevera a picar un poco de queso. Que no da disgustos y hace feliz al paladar. Para ello, la autora utilizó el pasodoble “El Beso” como base de un tema en el que asegura que los hay de todos los tipos pero al final el que mejor sabe es el de su abuela. Por su parte, Monte Alto a 100 le dedicará uno de sus singles a la práctica del Gobierno local de deshacer lo hecho por el bipartito como la famosa mediana de General Sanjurjo o el carril bus.

En este sentido, Kilomberos repite por segundo año en la categoría de letras y se reboza por primera vez de crítica para hablar de hipotecas y recortes. Y reivindicar en una segunda entrega su identidad después de que el grupo se escindiera el año pasado. Cuenta Pilar que han tenido problemas para mantener su nombre y es por esa razón que el “sustito” que se llevaron se colará entre la actualidad. En un Entroido que ya se huele y pide paso entre el pelotón.

 

Ocho comparsas sacarán mañana a pasear a la clase política, al Rey y a las preferentes