El ritmo de las obras en Padre Rubinos vaticina el adelanto de su inauguración

la escuela infantil y la residencia de ancianos son las instalaciones mã¡s avanzadas susy suã¡rez
|

Pocos edificios recortan espacio al aire actualmente en la ciudad y menos al ritmo que lo hace la futura sede de la institución benéfico-social Padre Rubinos. Al abrigo de los 25 millones de euros destinados a su construcción por parte de la Fundación Amancio Ortega, las distintas zonas del edificio crecen sin descanso lo que invita a pensar que finalmente no serán necesarios los 24 meses de plazo que se habían dado para inaugurar la infraestructura. Fuentes próximas al proyecto son las primeras en dejar la puerta abierta a que el estreno pueda adelantarse puesto que “el avance fue espectacular” desde mayo del año pasado y los datos que se manejan “es que podría estar en abril o mayo”, cuando la estimación inicial era mayo o, incluso, junio.

Los actores implicados en esta obra de grandes dimensiones y grandes presupuestos reconocen que se está “apurando para acabar cuánto antes”. “Si se puede inaugurar en abril no se inaugurará en junio, pero puede haber algún inconveniente si falla alguna empresa o material”, resaltan desde la Fundación Padre Rubinos, si bien son conscientes de que en ningún caso el dinero será el problema.

 

cambio de objetivos

Aunque las vallas del terreno municipal que ocupa el edificio entre Los Rosales y San Pedro de Visma dejan entrever un avance irregular según los sectores, se estima que la estructura se completará “en verano” de este año para que en septiembre, o incluso antes, comiencen los trabajos de adecuación del interior de la edificación a los que serán sus futuros usos.

Ni siquiera el mal tiempo ha podido paralizar a decenas de operarios, que llevan enfrascados en levantar lo que serán las instalaciones de la guardería, la residencia de mayores, el albergue de transeúntes y las oficinas administrativas de la institución desde mediados de 2012.

No obstante, actualmente son la guardería y la residencia (ambas en el lado derecho del solar, el más cercano al centro comercial) las que muestran un aspecto más parecido al que tendrán cuando se remate la construcción. En la escuela la estructura parece terminada mientras que en la parte trasera, para las habitaciones de los ancianos, las irregularidades del terreno se han salvado levantando tres pisos con distintas superficies.

En el lado izquierdo, lugar donde está previsto erigir el albergue y las oficinas, ahora se puede vislumbrar poco más que los cimientos y algunas paredes y encofrados a medio trabajar.

El ritmo de las obras en Padre Rubinos vaticina el adelanto de su inauguración