La edil de Bildu defiende su presunción de inocencia por la ikurriña en el chupinazo

La concejala de Bildu del Ayuntamiento de Pamplona Patricia Perales durante sus declaraciones ayer a los periodistas tras declarar ante el juez de guardia en Pamplona en relación con los incidentes que tuvieron lugar en la capital navarra el pasado
|

La concejala de Bildu el Ayuntamiento de Pamplona Patricia Perales ha afirmado hoy que "evidentemente" no se está respetando su presunción de inocencia, pese a que el juez ante el que declaró ayer por los incidentes que retrasaron el chupinazo de los sanfermines 2013 no le ha imputado ningún delito.

Perales acudió ayer a declarar en condición de imputada para garantizar sus derechos constitucionales pero el magistrado no ha dictado hasta ahora ninguna resolución que le acuse de algún delito relacionado con el despliegue de la ikurriña ante la fachada del Ayuntamiento, un hecho por el que fueron detenidas seis personas que quedaron en libertad acusadas de desórdenes públicos.

Arropada por representantes institucionales de EH Bildu, la concejala ha participado en una rueda de prensa en la que sus compañeros Eva Aranguren y Aritz Romeo han leído un escrito en el que atribuyen la "operación política" de los últimos días a la "incapacidad" de UPN para gestionar la ciudad y a que "su caduco modelo está moribundo".

Tras calificar de "acto desobediente y pacífico" el del pasado 6 de julio, afirman que la toma de declaración de Perales constata un "intento de criminalización" de su proyecto político y señalan que las seis detenciones practicadas "es la imagen de la obsesión de UPN por la ikurriña".

Piden igualmente la inmediata derogación de la Ley de Símbolos al entender que "persigue y criminaliza una bandera que es símbolo de gran parte de la ciudadanía", como es la ikurriña, y por tratarse a su juicio de "una imposición ideológica a esta sociedad que quiere y desea convivir desde el respeto y desde la aceptación de las diferentes realidades e identidades".

También, advierten de que van a "seguir utilizando las instituciones" pero para llevar adelante el nuevo modelo de ciudad que quieren construir "no como parapeto a intereses particulares".

La edil de Bildu defiende su presunción de inocencia por la ikurriña en el chupinazo