El forense Etxeberría insiste en que los restos de la finca de "Las Quemadillas" son de los niños

El profesor de Medicina Legal y Forense de la Facultad de Medicina de la Universidad del País Vasco, Francisco Etxeberría. EFE/Archivo
|

El forense guipuzcoano Francisco Etxeberría, cuyo informe permitió identificar restos humanos en la hoguera de la finca de "Las Quemadillas", ha asegurado hoy que los hechos están "perfectamente esclarecidos" y no existe "ninguna duda" de que los huesos encontrados pertenecen a los niños desaparecidos en Córdoba.

"Está clarísimo que son ellos, aun cuando nunca podremos saber cómo murieron, es imposible. La evidencia no permite hacer ese estudio, como tampoco permite estudiar el ADN", ha señalado.

Etxeberría ha asegurado: la "verdad final será la que venga dada por la sentencia, pero la verdad pericial en este momento es muy sólida, desde luego, y yo creo que no ofrece dudas".

El forense ha hecho estas declaraciones a los periodistas tras intervenir en el seminario "Ciencia y Justicia: Del indicio a la prueba en Antropología y Toxicología", que hasta el viernes se celebra en la UIMP en Valencia, con la ponencia "Análisis forense de enterramientos en masa".

"Creo que los hechos están perfectamente esclarecidos", ha asegurado el profesor titular de Medicina Legal y Forense de la Universidad del País Vasco, quien ha agregado que no existe "ninguna duda" de que son los menores desaparecidos, e incluso se conocen aspectos como la posición de al menos uno de los cuerpos en la hoguera.

El forense ha señalado que durante la comparecencia el pasado viernes de los peritos y forenses ante el juez instructor del caso de los dos niños de 2 y 6 años desaparecidos en octubre de 2011 en Córdoba, "por suerte el perito que había emitido el primer informe rectificó completamente y, a partir de ahí, hubo consenso absoluto".

Según Francisco Etxeberría, esto significa desde el punto de vista pericial y forense que el tema "está perfectamente claro, no hay ninguna duda de que es lo que ha ocurrido. Iremos al juicio con un consenso, y es una ventaja para el Ministerio Fiscal".

Respecto al error cometido por la perito que realizó el primer informe de los restos concluyendo que eran de animales, Etxeberría ha considerado que si se tiene experiencia en el ámbito de la especialidad forense "no se puede producir este error".

"En este caso concreto no sé lo que pudo haber ocurrido, esa explicación no se ha dado", ha señalado el forense, que ha agregado que aunque se acepta el error "no se comprende cómo se ha podido producir este equívoco que, en todo caso, es una concatenación de pequeños detalles".

A su juicio, "quizá no había experiencia concreta en restos de niños incinerados", pero ha indicado que, aunque se puede tener dudas con algunos de los restos, "te tienes que percatar de que los dientes son claramente humanos y no de ninguna otra especie animal".

Etxebarría ha reclamado que en el futuro se produzca una colaboración entre la policía y el mundo académico cuando se produzca casos similares: "Convendría que se trabajara con una mentalidad multidisciplinar".

Por su parte, el antropólogo forense estadounidense Douglas Ubelaker ha señalado que los restos humanos se pueden distinguir "fácilmente" de los animales si están bastante completos, aunque es más difícil esta distinción si "están muy fragmentados", y en estos últimos casos hay técnicas microscópicas y bioquímicas para hacer una determinación.

El forense Etxeberría insiste en que los restos de la finca de "Las Quemadillas" son de los niños