El ballet de Sergei Radchenko hará de guardián de la escuela rusa en el Colón

Radchenko no se cansa de enseñar, que para él es lo mismo que aprenderl javier alborés
|

Sergei Radchenko rechazó la propuesta de realizar una gira en Alemania porque tenía una asignatura pendiente en España. Y es que se trata de la primera vez que su compañía, el Russian National Ballet, actúa en el país. Nerviosos ante tal acontecimiento, los bailarines presentarán en el Colón mañana y el sábado, a las 20.30 horas, la tradición clásica rusa a través de una gala donde todo olerá a Tchaikovsky y para la que los profesionales tienen pensado ofrecer novedades entre las coreografías marcadas por el tiempo.

Dice su profesor que su grupo de bailarines es extraordinario. Porque en Rusia hay lista de espera en los teatros oficiales, los aspirantes a protagonizar grandes papeles se suben al barco de Radchenko y ruedan hasta 200 veces al año. Una vez que cogen experiencia, muestran su talento en un festival veraniego que se celebra anualmente en Moscú. Allí cientos de ojos se centran en ellos y los que tienen el don de cazar estrellas los fichan.

Los bailarines se estrenarán en España con lo mejor de Tchaikovsky

Sergei asegura que es inevitable que muchos se marchen. Pero suelen volver, advierte, porque las condiciones de su compañía son mejores. En caso de retornar, lo hacen para siempre. Esa es la política que el gran maestro lleva aplicando desde hace años. Dice que es infalible porque sin cuerdas que aprietan, se piensa mucho mejor. Y al final, regresan.

Lo que se va a poder ver en el Colón es la confirmación de que los rusos son los mejores guardianes de la tradición clásica. De la pura que no se fusiona con lo contemporáneo y permanece intacta. Eso sí, el profesor advierte de que no hay que pasar de largo ante las propuestas que salen de Kazajistán porque muchos de los mejores docentes del país escaparon de la Segunda Guerra Mundial y se refugiaron allí. Desde donde siguieron proyectando su conocimiento. Conservando todos los mandamientos de la vieja escuela rusa. En su caso, Radchenko no se cansa de enseñar. Lo hace continuamente. Sin dejar de aprender en cada ensayo.

En este sentido, Sergei viene acompañado de sus mejores alumnos. De Maria Sokolnikova, Aidos Zakan, Ekaterina Egorova y Dmitry Shchemelinin. Repartidos entre los teatros Bolshoi de Moscú y Mariinski de San Petersburgo. Ellos bailarán fragmentos de los grandes ballets de su compatriota como “La Bella Durmiente”, “El lago de los cisnes” y “Cascanueces”, así como números del montaje coreográfico “Romeo y Julieta”. n

 

 

El ballet de Sergei Radchenko hará de guardián de la escuela rusa en el Colón