Felipe González defiende el legado y la inocencia del rey emérito

El rey emérito, Juan Carlos I | ep
|

El expresidente del Gobierno Felipe González defendió ayer el “legado histórico” del rey Juan Carlos y pidió respetar su presunción de inocencia y no dar por bueno “lo que diga un policía corrupto o una señora tal”, en alusión al excomisario José Manuel Villarejo y a Corinna Larsen 

González se refirió a la situación del anterior jefe del Estado en una entrevista en Televisión Española en la que remarcó las informaciones sobre los presuntos negocios ocultos del anterior jefe del Estado y que están siendo investigados por la Fiscalía del Tribunal Supremo, en una campaña “contra el régimen de 1978”. 

Una campaña que subrayó que también le está afectando a él y ante la que resaltó que si España goza en la actualidad de democracia es porque don Juan Carlos, antes de que se aprobara la Constitución, ya tuvo un comportamiento constitucional. 

Lo demostró, a su juicio, depositando la responsabilidad de gobernar en el Ejecutivo y replegándose él a otra función que después consagró la Constitución. 

Tras asegurar que durante su etapa como presidente de Gobierno Juan Carlos I “hizo servicios fantásticos a España en multitud de situaciones complicadas”, es cuando instó a respetar su presunción de inocencia. 

“Cuando alguno dé credibilidad a lo que diga un policía corrupto (por Villarejo) o una señora tal (por Corinna Larsen), que la de también cuando se refiere a ellos, no vaya a ser que valga la información que den en una dirección y no valga en otra”, añadió. 

Además, pidió igualmente respeto por el “legado histórico” del rey emérito Juan Carlos I, que aseguró que “no van a borrar estas circunstancias”. 

Por su parte, también se pronunció el presidente del PP, Pablo Casado, quien aseguró ayer que confía en la Justicia y en la presunción de inocencia del Rey emérito, tras las informaciones que se están publicando sobre su fortuna oculta en paraísos fiscales, y acusó al Ejecutivo de Pedro Sánchez de poner la “atención” en este asunto justo cuando “tenía encima un escándalo mayúsculo” con su vicepresidente, Pablo Iglesias, y el llamado caso Dina.

Casado afirmó que su formación “respalda” a Felipe VI y a la institución monárquica como “garante de la continuidad histórica de España” y añadió que “censura que desde el Gobierno del PSOE se esté pidiendo un referéndum y la abdicación del Rey”.

Felipe González defiende el legado y la inocencia del rey emérito