La segunda ola de la pandemia se estabiliza pero la situación sigue siendo “complicada”

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, en rueda de prensa | zipi (efe)
|

El Ministerio de Sanidad notificó ayer 19.511 nuevos casos de coronavirus, 7.759 en las últimas 24 horas, con lo que la cifra de contagios desde el inicio de la pandemia asciende a 1.437.220 y la de fallecimientos a 40.461, es decir, 356 muertes más.

No obstante, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (Ccaes), Fernando Simón, avanzó que hasta “13 o 14” comunidades se encuentran ya en “situación de estabilización o descenso de casos” de Covid-19, aunque advirtió de que la situación “sigue siendo complicada” en todo el territorio.

Por otro lado, la incidencia acumulada en 14 días por 100.000 habitantes es de 504,45%. Ceuta duplica la media nacional con 1.035,66 casos por 100.000 habitantes, seguida de Melilla (980), Aragón (914,73), Castilla y León (848,74) y Navarra (816).

La presión hospitalaria es del 16,47% con 20.525 pacientes hospitalizados por Covid-19. En las UCI la ocupación de las camas es del 31,96%, con 3.123 ingresados.

En esta línea, Simón apuntó que, debido a las altas cifras aún de casos, va a seguir habiendo un “impacto” en el sistema sanitario, tanto en ocupación de camas convencionales como de UCI “al menos unos días más”, alrededor de una semana, en los lugares donde están bajando los casos.

Por otro lado, se mostró reticente, pero no en contra, de la decisión de obligar a los viajeros internacionales que quieran entrar a España a presentar una PCR negativa, ya que cree que es un esfuerzo que “no compensa” por el bajo impacto que va a tener en la transmisión del virus.

Asimismo, aprovechó para hacer un llamamiento a donar sangre, dado que los hospitales mantienen su actividad quirúrgica al margen del Covid-10, y dijo a los posibles donantes que el coronavirus “no implica ningún riesgo”.

 

Exceso de muertes

Por otro lado, el Sistema de Monitorización de la Mortalidad (MoMo) del Instituto de Salud Carlos III hizo público ayer su último informe en el que cifra el exceso de muertes en España desde el 20 de julio en 18.752, lo que supone un incremento de un 16,6 % sobre los fallecimientos previstos.

El sistema redujo de tres a dos los periodos de exceso de fallecimientos en España, de forma que, además del citado, hay un primer periodo -correspondiente a la primera ola a- que los cifra en 44.593, un 66,9% por encima de las muertes estimadas para ese periodo.

Según el MoMo, desde el 20 de julio y hasta el 10 de noviembre, fallecieron un total de 131.722 personas, 18.752 más de las 112.970 esperadas para ese intervalo.

Por comunidades, se detectaron excesos de mortalidad en Andalucía, Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla y León, Castilla La Mancha, Cataluña, Comunidad Valenciana, Extremadura, Galicia, Madrid, Murcia, Navarra, País Vasco y La Rioja. En todas ellas, se concentra en los mayores de 74 años y entre los 65 y 74 años.

Por otro lado y ante la situción epidemiológica, Cataluña anunció ayer que iniciará la desescalada de la segunda ola el próximo 23 de noviembre, día en el que se prevé que se puedan abrir al público las terrazas de los bares y restaurantes, unos establecimientos que deberán permanecer cerrados hasta entonces junto con los teatros, cines y gimnasios.

No obstante, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) dio dos días a la Conselleria de Salud de la Generalitat para justificar el cierre de la restauración ante la petición de suspendión de la Federación Catalana de Asociaciones de Actividades de Restauración y Musicales (Fecasarm).

Asimismo, el Govern fijó la limitación de hasta 100 personas en los actos religiosos.

Por su parte, Castilla y León ampliará las restricciones en Burgos, donde limitará a tres las reuniones de personas en cualquier ámbito y realizará un rastreo masivo, entre otras medidas, y abre la puerta a “ir más allá” para controlar la situación.

También Cantabria se unió a las  regiones que ampliaron el toque de queda, que adelantó a las 22.00 horas desde el sábado y que prorrogó durante 14 días.

Asimismo, la Comunitat Valenciana incorporó a 150 militares en las funciones de rastreadores, mientras el Govern balear prorrogó durante dos semanas más las restricciones en Ibiza.

Además, Canarias tomó medidas más restrictivas en Tenerife que incluyen un 50 % de aforo en el comercio, un tercio de aforo en la hostelería y la prohibición de las reuniones de más de 6 personas.

Mientras, el Ayuntamiento de Madrid desaconsejó grandes concentraciones en Nochevieja como la de las uvas en la Puerta del Sol, aunque señaló que el dispositivo se adaptará a lo que indiquen las autoridades.

La segunda ola de la pandemia se estabiliza pero la situación sigue siendo “complicada”