La Lonja inicia una campaña para evaluar el stock de cigala tras la imposición de la veda

En los mercados es imposible encontrar cigala de litoral fresca | quintana
|

La polémica de la veda de la sardina este verano, que podría extenderse durante quince años si la Comisión Europea atiende las últimas recomendaciones científicas, no es la única restricción de pesca que tiene preocupado al sector pesquero en A Coruña. Además de lamentar el recorte de cuotas, la Lonja ha emprendido con la flota una “campaña experimental para evaluar el stock de cigala y su progreso” desde que se cerró la pesquería ya en 2017.
Si la prohibición estival de pescar sardina ha causado un daño muy importante al sector pesquero coruñés, la veda de la cigala también viene dejando casi parados a varios barcos durante todo el año. Para intentar instar a la Comisión Europea y al Gobierno central a que levanten el veto a esta pesquería, el Muro y la flota han decidido estudiar directamente si las cantidades de este recurso han aumentado antes del límite temporal que recomendaban los asesores científicos del Consejo Internacional para la Explotación del Mar (ICES).
Si fuese así, el objetivo es trasladar los datos a las autoridades para que se pueda reiniciar antes la pesca dado que hay armadores y tripulaciones que lo están pasando mal desde que se impuso el parón para faenar.
“Con la cigala llevamos años con recomendación de cuota cero y aquí normalmente la Comisión de Pesca recomendaba 48 toneladas al año y el Consejo de Ministros acordaba así pero esta última vez se nos cerró la pesquería”, explica el presidente del Muro, Juan Carlos Corrás, sobre la situación con la que deben lidiar.
Según el representante, “la cigala, y más la del litoral, tiene un alto valor comercial y pocas cantidades suponen mucho dinero al final del año que ayudan a paliar la situación económica”, por lo que defiende que al menos se debería permitir pescar algo.
En 2017 y este año se recortó del todo la cuota y la recomendación es mantener el recurso en regeneración al menos hasta 2019. No obstante, Corrás entiende que de un año para otro los bancos pueden evolucionar mucho y critica que no haya “campañas generales para evaluar el stock”, por lo que al final se ha optado por llevar la iniciativa desde el propio sector con la colaboración del Muro. Así habrá dos barcos que trabajan en A Coruña los que intenten estudiar las cantidades “porque la recomendación de tres años con cero cuota no nos parece lógica ni satisfactoria”.
Desde la Lonja son conscientes de que a veces “hay campañas generales” de comprobación pero capturan varias especies que no son la cigala. “Si en las redes aparecen pocas cigalas y son los datos que mandan a la Unión Europea son datos sesgados”, incide.

Distribución errónea
“Con la redistribución de cuotas que hubo en 2013 parece que la situación de la cigala era mala porque no hay desembarques pero eso es así porque las cuotas están mal repartidas porque hay barcos que podrían desembarcar más pero no tienen cuotas”, indica el representante. Este destaca que hay quince embarcaciones que se dedican todo el año a esa especie –que ahora pasan por una situación muy mala– pero que también tenían capacidad las bakas del día y las parejas, aunque estas disponen de capturas para compensar. l

La Lonja inicia una campaña para evaluar el stock de cigala tras la imposición de la veda