“No quiero más premios; tocar es mi vocación y mi manera de entender el tránsito por la vida”

El Ideal Gallego-2015-10-16-014-6c44ff26
|

Javier Perianes se sentará mañana (20.30 horas) delante del piano con un viejo amigo, el cuarto concierto de Beethoven, que le lleva acompañando desde que empezó a sonar su nombre y que lo sigue haciendo porque es una de las que más le “pellizcan” y en ese sentido, el ganador del premio Nacional de la Música explica que el compositor encuentra un oasis en el que se detiene y se refina: “Utiliza un lenguaje romántico” y baña el segundo movimiento de metafísica. En el tercero, le hace un guiño a Haydn y no contento con eso, pone al piano a orquestar el resto de elementos. No solo cumple con las partituras sino que se va a buscar al oboe y al clarinete e “integra todos los elementos”. Perianes dice que es una especie de “improvisación ordenada”, donde hace, al igual que acompaña. 
Al contrario que Cristiano Ronaldo que nada más abrazar la cuarta Bota de Oro, ansía la quinta, el virtuoso señala que los premios no son más que “momentos extraordinarios que te invitan a seguir trabajando en la misma dirección”. Con el trofeo en la repisa de su casa, Javier señala que “tienes como más responsabilidad con la música que tocas y que disfrutas”, pero “no quiero más premios”. Perianes no se alía con el teclado para subir a recoger diplomas, sino porque “es mi  vocación y mi manera de entender el tránsito por la vida”. No busca nada más. 
El pianista volverá a reencontrarse con la Sinfónica de Galicia cuando el calendario de 2016 arranque y los coloque en un escenario de Abu Dabi, donde compartirán protagonismo con otras orquestas referentes, en un país “que no se identifica con la música clásica, pero que la OSG forme parte del ciclo habla positivamente de su nivel y de la consideración que le tienen”. 
En este caso, pasará de Beethoven a Mahler en una forma de demostrar en pocos minutos la versatilidad del conjunto. De no apoyar la administración el año que viene al proyecto sinfónico, Perianes asegura que sería una tragedia nacional: “Es no darse cuenta de que es un elemento patrimonial de España”.  
Antes de salir a grabar una entrevista para el canal que la OSG tiene en YouTube y que se emitirá en el descanso del concierto de mañana, el solista alaba todas estas iniciativas de acercar el género siempre y cuando “se defienda la calidad de la música, sin vulgarizar el mensaje” porque muchas veces se cae en el error y es como “aprender a hablar en inglés sin conocer el alfabeto”. 
Lo clásico se tiene que ir enseñando a sorbitos ya que la música si se hace con buen gusto despierta la atención, dentro de un mundo, el del piano, en el que le faltarían diez vidas para abarcar la mitad del repertorio que le gustaría tocar.

“No quiero más premios; tocar es mi vocación y mi manera de entender el tránsito por la vida”