El confinamiento reduce al mínimo el tránsito de personas entre distritos

Solo el 9,8% de los habitantes de Los Rosales y Labañou necesita salir de su distrito para trabajar durante el estado de alarma | javier alborés
|

A la hora de escoger dónde residir, la mayoría de personas eligen una zona cercana a su lugar de trabajo o de estudio, por lo que la mayoría de los pobladores de alguno de los diez distritos que componen A Coruña no ven la necesidad de salir de él. Pero, desde que se decretó el estado de alarma se ha podido observar como este porcentaje ha bajado todavía más.

Según los datos suministrados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que a su vez han sido proporcionados por las tres principales compañías de telefonía móvil del país, se puede observar cómo son los flujos entre los distritos antes y después del estado de alarma y, como punto de partido, se puede ver que el distrito 5, el que conforman Los Rosales, Labañou y las zonas de Manuel Murguía y Alfredo Vicento, es el que menos se mueve, ya que solo el 9,8% de la población de este área necesita salir de ella.

Este dato, que pertenece al 7 de abril, contrasta con un periodo de normalidad, como el pasado mes de noviembre, momento en el que era el 26,2% de la población del distrito la que tenía que salir del mismo.

Los que más movimiento hacia fuera de sus límites registraban la pasada semana son el 8 (Palavea, Pedralonga, Eirís, As Xubias y La Madosa) y el 10 (O Ventorrillo, A Grela, Bens, Nostián, Penamoa y A Moura) con un 15,9% y un 15,71% respectivamente, pero contrastan con noviembre, cuando en el primero de ellos era el 40,3% de la población la que tenía que salir del distrito, mientras que en el 10 era el 32,8%.

Los valores “normales”
El resto de distritos, el pasado día 7, se mantenían entre el 10,5% y el 12,2% de vecinos que necesitaban salir hacia otro distrito o municipio. Los valores “normales” de estas áreas, en noviembre, se movían en el rango entre el 25% y el 30%. Pero entre ellos hay una salvedad, la del número 6 (Agra del Orzán, Peruleiro, As Conchiñas y calle Barcelona), que el pasado día 7 contaba con un 11,7% de sus habitantes teniendo que salir hacia otras zonas, mientras que en noviembre este porcentaje era mucho más elevado, en concreto, del orden del 40%.

Si bien los anteriores son movimientos hacia afuera, los datos del INE también reflejan el número de llegadas de personas procedentes de otros distritos. 

En este caso, los que cuentan con polígonos, como el 10 o el 9 (Elviña, Zapateira, Mesoiro, Novo Mesoiro y Pocomaco) son en los que se aprecian más variaciones.

Así, el 10 recibía en noviembre una cantidad de gente que equivalía al 125% de la población que vivía en él, mientras que el pasado día 7 este porcentaje solo era del 35,6%. En el caso del 9, recibía en noviembre a una cantidad de personas que era igual al 57,1% de su propia población, mientras que el 7 de abril esta cantidad bajaba hasta ser un 13,9%.

Pero también aquí existe una excepción, y es la del distrito 1 (Ciudad Vieja, Los Cantones, La Marina y Orzán), que habitualmente recibe a una cantidad de gente equivalente al 91,2% de sus habitantes, mientras que en el período más estricto del estado de alarma este porcentaje era del 20,12 por ciento.

El distrito 6 también llama la atención en este aspecto, ya que normalmente, observando los datos del mes de noviembre, recibe una cantidad de personas que equivale a menos del 9% de sus habitantes, mientras que el día 7, esta cantidad bajaba hasta menos del 6%.

El confinamiento reduce al mínimo el tránsito de personas entre distritos