La alta presencia de manteros en el centro de la ciudad provoca la indignación de todos los comerciantes

La presencia de manteros es constante en la calle Real | javier alborés
|

La presencia de manteros en las calles del centro es algo habitual desde hace años. Ni siquiera los avances tecnológicos que llevaron a la casi desaparición de los discos y DVD en este tipo de venta ambulante han conseguido frenar su comercio. Ahora, los dueños de establecimientos de la zona no pueden más y exigen al Gobierno local que se haga algo para frenar esta situación que, reconocen, provoca un descenso de las ventas en sus locales.

“Con los años se ha agravado el tema y no han hecho nada”, reconocen desde la Zona Comercial Obelisco. El Ayuntamiento, según los comerciantes de la asociación, “insiste en que van a hacer algo para ponerle fin a esto, pero de momento no se han tomado medidas”, explican. Pese a esto, durante los próximos meses se llevará a cabo un encuentro con los representantes municipales, tal y como dicen desde la Zona Comercial Obelisco. La preocupación es una constante en los dueños de las tiendas del centro, sobre todo los de la calle Real. Allí, según relatan, “a veces es imposible caminar” debido a la cantidad de puestos ambulantes. Esto, además de un obstáculo en el trayecto, provoca una merma de las ventas. “Lo único que pedimos es que se cambie la ubicación de estos y que se les adapte un sitio en otro lugar, porque sabemos que tienen sus derechos”, aclaran.

Las marcas como Bimba y Lola, por ejemplo, son algunas de las más perjudicadas. Es habitual ver bolsos de imitación de la firma gallega a un precio mucho menor de los que se venden en la tienda, justo a escasos centímetros de estos puestos ambulantes.

Cambio de ubicación

La calzada peatonal que comunica María Pita con el Obelisco, una de las principales arterias comerciales de la ciudad, ofrece diariamente una imagen de mantas tendidas en el suelo sobre las que se exponen zapatillas deportivas, bolsos, mochilas, pulseras, relojes, paraguas, gafas de sol y hasta los ya mencionados discos y películas. Son, también, un atractivo para los turistas que llegan de trasatlánticos directos a la zona más céntrica de A Coruña.

Ya se estudió una regularización de esta circunstancia en ocasiones anteriores. El Gobierno de Marea Atlántica puso sobre la mesa la alternativa de trasladar el “top manta” a otras zonas más amplias y lejos de establecimientos comerciales. Así, surgió la idea de los jardines de Méndez Núñez, pero jamás se llegó a oficializar.

Tras años de promesas que no se cumplen, desde Zona Comercial Obelisco esperan que tras la reunión con el Gobierno local que está pendiente, se llegue a un punto común que contente a todos los implicados.

Desde el año 2015 el “top manta” puede ser penalizado con cárcel. Sin embargo, la presencia policial en la zona no es la que demandan los comerciantes y es precisamente en lo que ahora hacen hincapié. La falta de vigilancia y la gran afluencia de gente por la calle Real conforman una amenaza constante para las tiendas de esta arteria comercial.

La alta presencia de manteros en el centro de la ciudad provoca la indignación de todos los comerciantes