La centolla reaparece a 20 euros el kilo en el primer día de la campaña

El Ideal Gallego-2018-11-14-008-0e1c7f9e
|

La centolla llegó y venció ayer en los mercados coruñeses aunque se enfrentaba al buey de mar. La Consellería do Mar levantó la veda de estos mariscos el lunes de manera que ayer se distribuyeron los primeros ejemplares de la temporada en las pescaderías y muchos clientes quisieron probar uno de los alimentos que formará parte de su menú navideño. En esta primera jornada hubo piezas de distintos precios pero la media se situó en torno a los 20 euros el kilo en las plazas.

Las placeras vendieron ayer buey de mar a unos 20 euros el kilo, tras el levantamiento de le veda, pero lo más solicitado de la jornada fue sin duda la centolla. Con piezas a 17 y 20 euros el kilo en el mercado de Elviña y a 20 euros, de media, en la plaza de Lugo (donde también se llegó a ver a 25 euros), por ejemplo, hubo muchos coruñeses que se llevaron una primera pieza para degustar su sabor o comprobar si salen lo suficientemente llenas. 
Por eso precisamente a última hora de la mañana apenas quedaban en espacios como los puestos de la plaza de Monte Alto. “La compramos muy escogidita, de kilo o kilo y pico la unidad, mediana, porque suele salir bastante llena ahora y la grande no tanto”, explicaron en una pescadería de Elviña, mientras en la plaza de Lugo se cansaban de mostrar las patas y las conchas para las fotografías. “La gente las lleva para ir probando como salen”, aclararon sobre el éxito del primer día. 


Además, según una comerciante, tanto la centolla como la nécora o el buey se pueden catar para dentro de unos días, cuando se vea que están al gusto de cada uno, acudir a comprar cantidad y congelarla de cara a la Navidad y a la previsible subida de los precios. Eso sí, estos tres productos deben estar cocidos con anterioridad a introducirlos en el congelador para que no se estropeen. De hecho, lo adecuado sería incluso guardarlos envueltos. 

No obstante, como de momento la campaña no ha hecho más que empezar, las descargas de la flota en la Lonja fueron bastante similares a las del año pasado una vez se levantó la veda. “Se vendieron sobre 5.000 kilos, que es más o menos lo de otros años”, afirmó el responsable de cancha del Muro, Ignacio Iglesias. 

Más cara que en 2017
En esa primera venta de madrugada para minoristas y mayoristas los costes fueron “desde los dos euros hasta los 15 euros el kilo, un pelín más cara que el año pasado”. Probablemente los precios se mantendrán bastante parecidos –e, incluso, podrían bajar un poco pasado el interés de los primeros días– hasta la subida de las fiestas y ello a pesar de que son muchas las embarcaciones que se dedican a la captura de este marisco. Los 5.000 kilos llegaron a bordo de decenas de barcos de artes menores porque los topes están limitados a 35 kilos por pesquero al día. 

A eso hay que sumar otros 35 kilos por cada tripulante enrolado. A una media de tres trabajadores por cada embarcación, como estima Iglesias, ayer participaron en las subastas unos 35 barcos.

La centolla reaparece a 20 euros el kilo en el primer día de la campaña