"Cacerolada" de mariscadores para reclamar pagos de la Consellería

|

Medio centenar de mariscadores de a pie de la Cofradía de Barallobre (Fene), en su mayoría mujeres, han protestado esta mañana contra el retraso en los pagos de la Consellería do Mar con una ruidosa 'cacerolada' en la puerta del consistorio de Fene.

En la casa consistorial permanecen encerrados un grupo de trabajadores del pósito desde el pasado 30 de marzo para reclamar los salarios atrasados por los días de faena de finales del 2011 y enero y febrero del 2012.

Los pagos habían sido autorizados el pasado viernes por el Consello de la Xunta, que dio luz verde a una partida de 283.000 euros, pero el dinero todavía no ha sido ingresado en las cuentas corrientes de los trabajadores, según han vuelto a denunciar esta mañana fuentes de la cofradía fenesa.

Mariscadoras de Fene y algunos familiares se sirvieron de latas de aceite vacías y silbatos para hacer ruido en la puerta principal del consistorio.

El resto de sus compañeros del pósito, en el sector de a flote, han salido a faenar esta jornada en el banco del Santa Lucía, aprovechando que es una zona de libre marisqueo al abrigo del viento en un día "peligroso" por el estado de la mar, según ha indicado a Efe Manuel Bañobre, vicepatrón de Fene.

"La gente se echa al mar porque estamos como estamos y hay que arriesgarse, aunque pase algo, porque la necesidad obliga", ha aseguro Bañobre.

La Xunta pagaba a los mariscadores por limpiar de lodos el fondo de una ría contaminada, sin sistema de depuración y con amplios bancos marisqueros vetados a la extracción la mayor parte del año como parte del Plan de Dinamización que fue suspendido en 2011.

Virginia Souto, patrona mayor de Barallobre, calcula que a consellería adeuda a cada mariscador de a flote (83) unos 5.000 euros y 2.500 para las mariscadores de a pie, que son unas 50.

"Cacerolada" de mariscadores para reclamar pagos de la Consellería