Un buen Valencia neutraliza el fútbol del líder del campeonato

espectacular salto del valencianista ricardo costa ante cesc efe
|

Valencia y Barcelona igualaron un partido intenso, en el que ambos buscaron la victoria y que acabó en empate, tras noventa minutos en los que el equipo valenciano fue capaz de neutralizar el juego de los azulgrana.

A pesar de que la posesión del balón correspondió al cuadro visitante, el conjunto culé dispuso de pocas opciones de gol, mientras que la escuadra ché, al contragolpe, fue capaz de crear peligro ante la meta rival, hasta el punto de que una gran parada de Valdés impidió el tanto local en la última jugada de peligro del encuentro.


El cuadro levantino supo impedir que los catalanes movieran el balón con fluidez

Este ha sido el tercer encuentro, tras el empate ante el Real Madrid y la derrota contra la Real Sociedad, en el que el Barcelona se queda sin ganar en esta Liga.

Si algo demostró el Valencia en el tramo inicial del partido fue que tenía aprendida la lección del 0-5 ante el Real Madrid. Por ello, adoptó las precauciones necesarias para que el Barcelona no se sintiera lo cómodo que se había sentido el conjunto madrileño dos semanas atrás.

Lo logró. El Barcelona tuvo el balón pero no tuvo fluidez, hasta el punto de que sólo realizó un disparo a puerta en toda la primera parte, el que Messi envió al fondo de la portería de Guaita en el penalti que supuso el 1-1.

El equipo catalán dominaba, pero el Valencia tuvo bastantes aproximaciones con peligro ante la portería de Valdés, gracias a que el conjunto de Ernesto Valverde fue capaz de montar sus contragolpes con rapidez.

Pasada la media hora de juego, un rechace de la defensa tras un centro de Soldado fue aprovechado por Éver Banega, el protagonista negativo de los últimos días en el Valencia, marcara el 1-0.

La alegría le duró cinco minutos a los valencianistas, ya que un derribo de Joao Pereira a Pedro en el área local, permitió que Messi, en un magnífico lanzamiento, lograra de penalti el tanto del empate.

El partido mantuvo el mismo guión de intensidad en la segunda mitad. El Barcelona encontraba dificultades para maniobrar con el balón ante un Valencia incisivo que recuperaba balones con cierta frecuencia y trataba de sorprender al contragolpe.

Fue un partido sin excesivas ocasiones, pero sin tregua, en el que Valencia llegó con más peligro al área que su rival.

Un buen Valencia neutraliza el fútbol del líder del campeonato