El papa Francisco regresa a Roma tras su viaje a Cuba y México

13/02/2016 El Papa con un sombrero charro. El Papa ha afirmado durante su primer discurso ante el presidente de México, Enrique Peña Nieto, donde permanecerá hasta el próximo 18 de febrero, que la búsqueda de privilegi
|

El papa Francisco regresó a Roma después de su viaje de seis días, con escala en Cuba, a México, donde clamó en favor de los inmigrantes al visitar la valla fronteriza que separa Ciudad Juárez (México) y El Paso (Estados Unidos), se reunió con presos de una de las cárceles más peligrosas del país y arremetió contra la corrupción y el narcotráfico.
Cabe recordar que su llegada a México estuvo precedida por un encuentro histórico en Cuba con el Patriarca Kirill de Moscú casi 1.000 años de distanciamiento con la Iglesia católica.
El avión en el que viajaba el Papa, un Boeing 787-8, aterrizó en el aeropuerto de Fiumicino, ayer, a las 15.10 hora local tras más de 13 horas de vuelo en el que como es tradicional, el pontífice envió un telegrama a las autoridades de los países que sobrevolaba y ofreció una entrevista a los periodistas que viajaban a bordo.

agradecimiento
Como tiene por costumbre Francisco tras sus visitas internacionales, tras aterrizar se dirigió a la basílica de Santa María la Mayor de Roma para dar gracias a la Virgen por su viaje.
En sus discursos y homilías el Papa arremetió contra la violencia, la injusticia y la opresión al tiempo que ha recordado la necesidad de conversión y misericordia. 
Asimismo, lamentó la tragedia humana de la migración forzada de la que México es testigo y lanzó duras críticas contra la lacra del narcotráfico y de sus consecuencias.
Este viaje del pontífice, como no podía ser de otro modo, también tuvo anécdotas. Una de las más destacadas tuvo lugar el pasado martes cuando se enfadó con varios fieles que, intentando saludarlo, casi provocan su caída sobre un hombre que iba en una silla de ruedas.
Con un “no seas egoísta” llamó la atención de la persona que lo había agarrado. El hecho fue interpretado como un gesto que humaniza al papa.

El papa Francisco regresa a Roma tras su viaje a Cuba y México