STL avisa de que la Marea quiere reducir las máquinas de la limpieza y prevé más suciedad en la ciudad

11 mayo 2017 A Coruña.- Una máquina barredora de Cespa derramó una gran cantidad de fluido hidráulico en la avenida Finisterre lo que provocó la colisión de once vehículos
|

Los operarios dieron ayer al Ayuntamiento un plazo que terminará el día 24 para que tanto el Consistorio como la empresa encargada busquen soluciones a los desencuentros surgidos. 
Representantes de STL, que denunciaron ayer que el Ayuntamiento no admitió ninguna de sus alegaciones al futuro contrato para la recogida de basura y limpieza de las calles, criticaron las pretensiones municipales porque llevarían a “vulnerar” el convenio colectivo así como a poner en riesgo la integridad de los trabajadores y a dificultar una buena limpieza al reducir el parque de máquinas utilizado (barredoras, baldeadoras...).


“Se pretende reducir maquinaria y no incrementar el número de personal”, lamentaron desde el sindicato, recordando que con el crecimiento del municipio en los últimos tiempos incluso la flota de vehículos actual y la plantilla se quedan cortas. Ante este planteamiento por parte de la Marea, avisan de que los recortes “se traducirán en un pésimo estado de la limpieza de la ciudad, en barrios enteros sin servicio de baldeo o barredoras durante días”. 

Asimismo, lo que preocupa a la central sindical es que con menos medios mecánicos los trabajadores de barrido manual acabarán sobrecargados de tal forma que serán “incapaces” de finalizar sus rutas, enfrentándose así a posibles sanciones por parte de la adjudicataria. 
Tareas peligrosas

En este sentido, entienden que también se podría incumplir la ley de prevención de riesgos laborales ya que, de salir a la carretera, los operarios se enfrentarían a la amenaza del tráfico rodado que no es tan grande si circulan en los vehículos de limpieza. 
Por otra parte tras la reunión, desde el sindicato lamentaron que el Consistorio esté dispuestos a “permitir a la empresa a incumplir el convenio colectivo del centro de trabajo” obligando a estar disponibles los días festivos.

La plantilla, que no ha descartado una futura huelga, ha dado un ultimátum también para que se dé una solución en “unas 60 calles” en las que tienen que desatender las señales para realizar sus labores de limpieza.

STL avisa de que la Marea quiere reducir las máquinas de la limpieza y prevé más suciedad en la ciudad